diciembre 14, 2020

Damon Albarn habla sobre llevar la experiencia Gorillaz al siguiente nivel

Antes de las actuaciones de ‘Song Machine Live’, Albarn recuerda 20 años de brillantez en las caricaturas pop.

Gorillaz siempre se ha enorgullecido de ser la más grande banda virtual en el mundo, por lo que tiene sentido que las interpretaciones de sus caricaturas pop se hayan adaptado bastante bien a través de la pantalla en este año distópico. «De verdad, hemos estado esperando por esto», dijo Damon Albarn, de 52 años, con una risa irónica. 

Albarn pasó gran parte de su tiempo en el 2020 trabajando en Song Machine, una serie de sencillos en formato libre de Gorillaz, cuya primera temporada produjo un excelente álbum con invitados geniales del Reino Unido, leyendas del rock como Robert Smith y Elton John junto con nuevas estrellas del hip hop, como Earthgang and Slowthai, entre muchos más. Ahora, él está coronando el año con una transmisión en vivo, como ninguna otra. 

Song Machine Live de Kong ofrecerá tres presentaciones completamente en vivo el 12 y 13 de diciembre, mezclando a Albarn, la banda en vivo de 14 miembros de Gorillaz, y una variedad de invitados con secuencias animadas del co-creador de Gorillaz, Jamie Hewlett. «Es un proyecto de ensueño, que consiste en hacer que los dibujos animados y los seres humanos hagan lo mismo en un momento en vivo», dice Albarn. «Verás las caricaturas en el escenario, moviéndose, haciendo lo suyo con la banda. Verás artistas invitados en un contexto semi holográfico, como una especie transportador de Star Trek. No estamos en un escenario sin público. Es un especial de Gorillaz TV … Será aclamado como una forma pionera de entretenimiento, o pasará solamente como una buena idea, qué no funcionó» .

Albarn nos llama desde una suite de hotel en el sur de Londres, donde él y las 40 personas responsables de crear Song Machine Live han estado aisladas durante semanas en su propia versión de la burbuja de la NBA. No puede resistirse a bromear sobre el escenario lúgubre: «Esto es todo», dice cuando nuestro Zoom concluye». «Mi noche simplemente se disuelve en un vacío beige después de esto, así que piensa en mí».

Pero está claro qué espera que estas actuaciones sean como la culminación del irreverente concepto de medios mixtos que él y Hewlett soñaron para Gorillaz hace 20 años. «Todavía seguimos buscando», dice. «En cierto modo, esto nos ha brindado una oportunidad fabulosa para volver al espíritu original de lo que queríamos lograr, y ver si de alguna forma podemos articular esto».

Te puede interesar: Gorillaz, Elton John y 6LACK juntos en «The Pink Phantom»

Este año, muchos músicos han intentado traducir su show en vivo a una plataforma virtual. ¿Es más fácil para ti ya que Gorillaz siempre ha sido una banda virtual?

En principio, debería ser algo con lo que nos sintamos cómodos, la idea de esto. Hemos habitado ese mundo durante mucho tiempo, de muchas maneras. Sin embargo, es algo extraño, especialmente con este disco. Debido a que como lo hice de una manera tan episódica, siento que estoy en un espacio de tiempo distinto en cada canción. Para una canción como «Momentary Bliss», de alguna manera regreso al pasado y soy yo de joven. Luego, con «Dead Butterflies», estoy un poco fuera de mi alcance en Atlanta. En «Désolé», me siento como si estuviera en las montañas de Suiza. Me muevo constantemente con la guitarra, el keytar y al piano … En ese contexto súper estructurado de una transmisión en vivo, habitar todos estos lugares tan rápidamente es un desafío. Uno interesante, sin duda.

Tu carrera comenzó hace apenas 30 años con el primer álbum de Blur. ¿A qué yo del pasado te llevó de regreso la canción de «Momentary Bliss»?

Cuando me topé por primera vez con Slaves, toqué con ellos, y de hecho perdí la voz como resultado. Me transporté por completo a 1988, 1989 con Blur. Tocaron como solíamos hacerlo, así que naturalmente volví allí y perdí la voz. Afortunadamente, solo tengo una canción con ellos. Eso es lo que pasa con este disco: cualquiera de los episodios podría haber dado a luz a un álbum en ese mundo sonoro.

Actuaste detrás de una pantalla de proyección en la primera gira de Gorillaz en 2001. ¿Qué recuerdas de esa gira?

Me bajé demasiadas veces los pantalones. Y no sólo yo, algunos de esos conciertos fueron realizados semidesnudos por parte de todos. Tener a tanta gente animada y metida en el concierto, pero que no pueden verte, es interesante. Parece tan anticuado ahora, la idea de poner una pantalla y tocar detrás de ella. Es de un mundo diferente, ¿no? «¡Oye, seamos sombras!» [Risas.]

¿Hubo una gira después de eso cuando sentiste que habías descifrado el código de cómo llevar Gorillaz a una audiencia en vivo?

Todos ellos han tenido sus aciertos y sus fracasos. Esa gira fue un éxito, en ese sentido. Los seis o siete conciertos que tocamos para Demon Days – eso fue todo lo que hicimos – cuando tocamos en el Apollo; esa fue una semana asombrosa. Tuvimos a Ike Turner y Dennis Hopper en el escenario, y al Coro de Niños de Harlem. Fue fantástico. Entonces supongo que nos convertimos en una banda de arena en toda regla cuando hicimos Plastic Beach, y hemos estado jugando con eso desde entonces. Se trataba de hacer que la banda sintiera que tenía la capacidad de irrumpir en la tierra, en el viento y en el fuego si así lo necesitaban, ¿sabes a lo que me refiero?

Ahora con esto supongo que lo llevaremos a otro ámbito, donde no estás muy seguro de qué es real y qué no. En cierto modo, estamos jugando con la idea de un programa de televisión. Si esto va bien, tal vez hagamos más especiales de televisión y hagamos algo que no existe, que es un programa de música realmente genial que destaca a artistas nuevos, antiguos y eclécticos. No hay mucho sobre eso hoy en día.

Has tenido una carrera larga y prolífica, haciendo música en todo tipo de circunstancias. ¿Sientes que este momento que estamos viviendo ahora es creativamente inspirador?

Sí. Creo que en el sentido de lo que nos obligó a hacer a todos, sí definitivamente. Tal vez nada vuelva a ser lo mismo que antes. Me gustaría pensar que dentro de seis meses, voy a estar caminando en un escenario en un gran campo, en algún lugar, y va a hacer mucho calor, y todos van a estar muy felices. Pero no puedo decir que sé que eso va a suceder … Será interesante. Todo esto que estamos ensayando es bastante introvertido; no estamos pensando en proyectar. Quizás la música se beneficie de esto.

¿Has comenzado a trabajar en una segunda temporada de Song Machine?

Sí. ¿Por qué no? Seguiré repitiendo episodios. Es lo que hago, ¿no? Esa es la parte fácil, hacer música. La parte difícil es de alguna manera hacerlo válido.

¿Cómo se compara trabajar de esa manera abierta con profundizar y concentrarse en un álbum cohesivo?

Los días en los que me tiraba de los pelos y me preocupaba si estaba haciendo música pop o no, quedaron atrás. Si voy a entretener eso, tiene que ser de una manera muy episódica, de ahí la primera temporada de Song Machine. Es la naturaleza ecléctica de Gorillaz. Casi favorable por ser completamente abierto y fluido. Todo se junta cuando la animación y la música se encuentran. Sea lo que sea, lo hacemos funcionar. Y me gusta bastante.

¿Qué más ha estado haciendo para mantenerte ocupado este año antes de entrar a la burbuja?

Cocinar, nadar, hacer yoga. Me encantaría decir que leí mucho, hice una cantidad razonable de lectura. Pero también hice una cantidad razonable de tiempo viendo series en atracones. Mi cosa favorita fue una pelea entre The Bureau y Baron Noir, ambos franceses.

¿Qué tal la música? ¿Cuáles fueron tus nuevas canciones favoritas?

No me preguntaste qué libros había leído.

Por favor dime. ¿Qué has estado leyendo?

Me sumergí con el novelista yugoslavo, Danilo Kiš. Y estoy bastante orgulloso de que pude entender la Ley Moral de Immanuel Kant, pero me tomó mucho tiempo. Tenía que levantarme alrededor de las cinco de la mañana y leer durante una hora, porque era la única vez que tenía la atención y mi cerebro estaba lo suficientemente alerta para poder tratar de averiguar qué diablos estaba pasando. . ¡Pero lo superé! Así que lo hice, que no es cualquier cosa. No diría que lo tengo todo, pero creo que entendí la esencia. [Risas.]

El único álbum que has lanzado bajo tu nombre, Everyday Robots de 2014, es un valor atípico en tu catálogo. ¿Alguna vez has pensado en hacer más música en solitario como esa?

Oh sí, siempre. Mi sueño es hacer discos en solo, porque no tengo que preocuparme por nadie más. Solo hago mis propias cosas. Canto y eso es todo. Si hago otro, trataría de abrirme aún más, simplemente intentaría que hacer algo que no tenga referencias oblicuas, de principio a fin. Mi sangre en mis pistas. Creo que puedo esforzarme mucho más. Soy una de esas personas, que siempre cree que puede hacerlo mucho mejor de lo que lo está haciendo. No siento que tenga laureles en los que descansar. Así que tengo que seguir adelante.

En este articulo: Blur,Damon Albarn,Gorillaz
Sushi Roll

Te puede interesar

Video