Marzo 01, 2019

Crimen y frenesí en la isla

Matthew McConaughey y Anne Hathaway estelarizan 'Obsesión', un encuentro dramático tropical.

POR Óscar Uriel

obse

Cuando dos intérpretes de la talla de Anne Hathaway y Matthew McConaughey se reúnen para colaborar en algún proyecto creativo podemos esperar absolutamente todo menos algo habitual. La última ocasión en la que los dos laboraron juntos fue en Interestelar de Christopher Nolan. Obsesión no es la excepción. El carácter atípico de esta última película es tan acentuado que nos cuesta trabajo incluso definirla sin que brote algún que otro spoiler. Nos limitaremos a decir que se trata de una historia que nos remite inmediatamente al film noir cargada de una fuerte dosis de sensualidad en la que las cosas no son lo que parecen. “La relación que Karen Zariakas (Hathaway) tiene con Baker Dill (McConaughey) data de muchos años atrás. Ella lo conoce cuando era una jovencita y para Karen nunca ha existido nadie en su vida con la importancia de Dill. Él va a la guerra y esta situación separa a la familia. Karen es una madre soltera quien tiene que averiguárselas para salir adelante, por lo que conoce a un tipo que aparentemente le ofrece la seguridad que está buscando. Sin embargo, este personaje termina por convertirse en su peor pesadilla”, explica Anne Hathaway en una entrevista acontecida en Marina Del Rey, California, locación hasta donde los dos actores se trasladaron con la finalidad de promover su última aventura cinematográfica. Tanto Hathaway como McConaughey parecen estar cómodos al responder juntos nuestros cuestionamientos. La química entre los dos es evidente y es que entre las demandas que planteaba el guión de Obsesión requería que sus respectivos personajes protagonizaran una apasionada historia de amor en donde una isla tropical, un barco y una complicidad juegan roles preponderantes en el complejo vínculo que entablan Karen y Dill. “Hay un dicho que dice: ‘Se hacen cosas malas por buenos motivos’ y se lo escuché decir a nuestro director Steven (Knight) en algún momento durante este rodaje y fue justo en ese momento donde entendí a mi personaje. No creo que esta historia argumente esa frase porque para mí las películas no deben ofrecer respuestas pero sí provocar más preguntas”, manifiesta McConaughey, quien personifica a un capitán de navío de carácter autónomo quien años después vuelve a reencontrarse con ese primer amor. “Desde mi personal punto de vista creo que el hacer o no cosas buenas o malas en la vida depende de los privilegios con los que cuenta una persona. Hay quienes pueden pasar una vida completa con una conducta intachable. Sin embargo, hay otras que por eventualidades ajenas a ella se ven en la situación de cometer actos ilícitos. Justo en este renglón es donde el personaje de Karen irrumpe. Es una mujer en una circunstancia desesperada quien trata de mantener a salvo a su hijo y a ella misma. Por supuesto que en el mundo hay gente buena que se ve obligada a cometer delitos con el objetivo de salvar su propia vida”, explica Hathaway ante el cuestionamiento de la naturaleza de los actos que protagonizan Karen y Dill.

 

pressreader MAGZTER