El líder de la banda formada en Des Moines, Iowa, comentó en una entrevista que estuvo cerca de dejar el grupo en varias ocasiones: "Han habido momentos en los que he estado muy cerca de abandonar todo esto, pero siendo honesto, estoy contento de no haberlo hecho. La recompensa ha sido fantástica, en especial ahora que estamos en un gran momento y desempeñándonos a un nivel que sigue siendo de primera categoría".

Slipknot estuvo, según Taylor, "a punto de hacer un Sex Pistols, después de haber sacado un exitoso primer disco e inmediatamente dejarlo todo". La banda ha pasado por tiempos oscuros a través de su carrera juntos, principalmente generados por el éxito alcanzado, de acuerdo a las palabras del cantante. "Todos éramos muy diferentes; veníamos de diferentes lugares, teníamos diferentes estilos musicales, pertenecíamos a diferentes ambientes y culturalmente también éramos muy diverso. La realidad es que hemos tenido más momentos de tensión, que momentos buenos".

Sin embargo, los integrantes han aprendido a reconocer el talento del otro. A pesar de ser dispares, compartían una característica peculiar. "El estoicismo que predomina en el medio oeste de Estados Unidos nos hizo ser así a todos, pero nos permitimos alejarnos de eso para poder alentarnos entre nosotros", mencionó Taylor.

Corey también dejó claro que la agrupación logró convertirse en una hermandad a pesar de todos los altibajos por los que han pasado en los 25 años que llevan juntos.

Actualmente, Slipknot está de gira promocionando su más reciente disco, llamado We Are Not Your Kind.