"Componer música para mí es un proceso muy interesante", dice Ilan Rubin del otro lado de la línea. El músico ha colaborado en diferentes bandas, ha salido de gira con Nine Inch Nails, toca con Angels and Airwaves y mantiene su proyecto solista, The New Regime, actualizado. ¿Cómo balancear todas estas expresiones musicales sin afectar una a la otra?. No le toma mucho tiempo responder, segmenta su creatividad con cuidado y se inspira de diferente forma. "Nada interfiere con nada creativamente. Creo que en cada uno hago un personaje distinto, no toco ni siquiera los mismos instrumentos. Siempre trato de escribir la mejor música que puedo. Y realmente sentirme orgulloso de lo que estoy haciendo".

Por ejemplo, en este nuevo disco que se divide en cuatro partes, Heart, Mind, Body and Soul, el músico profundizó en los sentimientos y las partes fundamentales de un ser humano. "Siempre trato de escribir la mejor música que puedo. Y realmente sentirme orgulloso de lo que estoy haciendo. Cuando escribí 'It's Gonna Be Okay' estaba en el piano y jugaba con algunos acordes con la mano derecha, de repente salió la melodía, como una idea esporádica y decidí seguirla. Continué y comencé a escribir . Salió muy natural todo. No te puedo decir que es la historia más interesante de la música pero es real. La clave es que te interese lo que estás haciendo, que te mantenga al filo de tu asiento lo que puedas hacer en el siguiente acorde".

El multiinstrumentista estadounidense es consistente. Habla de escuchar la misma música continuamente no porque no esté abierto a darle oportunidad a nuevas propuestas, simplemente sabe lo que le nutre y lo que le inspira a crear sus propias ideas.  "He estado escuchando el remaster de Abbey Road, y por supuesto es una pieza maestra. Escucho lo mismo muy a menudo, es una consistencia importante. Aunque debo confesar que en mis nuevas composiciones mi línea de bajo se ha visto muy influenciada por el funk y algo de Elton John", asegura.

Entre todos sus proyectos, el propio incluido, Rubin opta por relajarse cuando no está de gira. Pero su idea de relajación es poco convencional. "Cuando no estoy de gira o viajando lo que hago para relajarme tiene que ver con la música. En eso se resume mi vida, en la música. Acabo de mudarme a Los Ángeles y construí un pequeño estudio en mi casa. No sabes la cantidad de música que estoy escribiendo, estoy verdaderamente emocionado, y eso que acabo de sacar un disco nuevo. Pero esa es la realidad, el significado de relajarme para mí es estar en el estudio".

El salir de gira con Trent Reznor y el resto de Nine Inch Nails y tocar la batería todas las noches le hizo recordar una historia particular de su primer encuentro con este instrumento. Ilan Rubin es un baterista poco convencional ya que es diestro pero toca los hi hats con la mano izquierda. Para un músico purista, esto podría considerarse un gran tema de debate, pero el músico asegura que nunca nadie le ha dicho que esa no es la manera correcta de tocar. "Mi papá me enseñó a tocar la batería y cuando lo estaba haciendo, claro que me mostró que los hi hats se tocan con la mano derecha. Después de mi primera lección, salió al garage para darme tiempo de practicar. Cuando regresó yo le enseñé lo que había aprendido, pero mi mano izquierda estaba en los hi hats. Él me dijo: "Creo que no deberías de tocar de esa forma, pero suena bien. Estas tocándolo correctamente". Y me dejo hacer lo mío. Recuerdo que una vez me llevó a un lugar donde daban clínicas de batería y estaban tomando preguntas del público. Mi padre preguntó: '¿Lo dejo tocar de esa forma? Creo que no es natural' a lo que le contestaron: 'Déjenlo hacer lo que se sienta natural para él' y no he mirado hacia atrás desde entonces. Sin embargo, cuando toco con la mano derecha también suena bien. Aprendí a tocarlo de las dos maneras, el forzarme a hacer eso me dio mi propio estilo y una tranquilidad absoluta".

La plática culmina con The New Regime y el futuro de la música, un panorama que Rubin no encuentra muy favorable. "El futuro de la música se está yendo a un lugar que no definiría como 'bueno'. Espero que las cosas mejoren, la música popular se ha enfocado más en la producción pero no creo que tenga algo que decir ni que sea muy profunda, y no me refiero a la letra. Una frase puede significar mucho para alguien y nada para otra persona. Me refiero al arte de componer una canción. En verdad quiero que mejore. Espero que la gente le deje de apostar a todo por un género. Escucho a menudo: 'El rock ya no vende' y es tonto. Forza a la gente a que se enfoque en cómo ser exitosa en lugar de escribir su mejor música. Espero que los géneros se acaben pronto, no puedes poner todo el rock en la misma cajita", finaliza.