marzo 18, 2021

Artistas que debes conocer: Pachará

El dúo da un toque especial a cada una de sus canciones y produce todo su material, sin apoyo de nadie más.

Fue en el verano de 2018, dentro de un establecimiento de Cholula, Puebla, en el que Alejandro Mata y Mariano Echávarri se subieron juntos por primera vez a un escenario. Puede que segundos antes del comienzo del espectáculo, incluso tras semanas de anticipo y preparación para esta interpretación debut, el par de amigos no hubiera comprendido el impacto que este pequeño concierto tendría en sus vidas. Sin embargo, fue dicha presentación la que vio la concepción de Pachará, su proyecto musical.

“La primera tocada fue hace dos años”, relata Alejandro a Rolling Stone México. “Teníamos un amigo en común, y él era quién la estaba organizando y preguntó si no queríamos animarnos a tocar. Mariano me animó a que tocáramos juntos, pero le dije: ‘Si toco contigo, no vamos a tocar un cóver’. En ese entonces ya teníamos una rolita propia, que habíamos creado entre broma y broma, pero de esa misma forma fue como salieron varias canciones: entre juegos y bromas.”

“Teníamos dos semanas para armar el show”, comenta por su parte Mariano sobre ese decisivo día. “Ale ya tenía experiencia para tocar en vivo, yo no. Nunca me había parado en un escenario a tocar, entonces sí, los nervios ese día estuvieron duros. Ese día yo llegué antes, estaba con unos amigos y Alejandro no llegaba. Ya me había tomado dos, tres chelitas y me enfermé de los nervios”.

“Esa tocada fue un conectar loquísimo”, continúa. “Como éramos solamente nosotros dos, no necesitábamos a nadie más cuando ensayábamos. Pero entonces surgió un pacto de amistad que era: si tú te equivocas, no pasa nada y yo te sigo. […] Todo salió a la perfección. Sí hubo algunos errores, pero la experiencia que tuvimos fue trascendente. El ver amigos ahí, a nuestra familia y a gente que no conocíamos apoyándonos, fue genial”. 

“Esa primera tocada la recordamos con mucho cariño. La amistad tomó juego, empezó este compromiso, en una forma de lealtad entre nosotros. Estamos en este barco y nos tenemos que cuidar la espalda. Ahí entendimos toda nuestra dinámica, con esa tocada. Fue la primera prueba y salió súper chida”, confiesa Alejandro. “El feeling de la primera vez que Mariano y yo tocamos juntos en vivo terminó con los dos con lágrimas en los ojos, y le dije: ‘Oye wey, quiero hacer esto toda la vida’”. 

Esta primera señal del destino condujo a ambos compañeros a darse cuenta de que existía un talento y un proyecto que podían explotar. A pesar de que Alejandro es el único de los dos que tiene una formación musical, Mariano aporta el lado más literario y emocional de la música. Sin embargo, ambos trabajan en un funcionamiento dinámico en el que juntos se esfuerzan por hacer de su sonido, un ritmo positivo y lleno de buenas vibraciones.

“Cada uno tiene un papel fundamental en el proceso creativo de cada canción, ya que cada una tiene un desarrollo muy independiente”, comenta Alejandro. “Hay ocasiones en las que Mariano llega con una idea y yo le meto la música. O en otras veces pasa al revés, y también hay canciones que las vamos escribiendo a la par. Muchas veces echamos algunos acordes y melodías y empezamos a cantar e improvisar, siempre con una temática”.

“Siempre decimos que el objetivo de Pachará es que su identidad sea sencillamente dos amigos que platican sus experiencias y ya la gente, cuando las escucha, las adapta de acuerdo a sus experiencias, donde se puedan encontrar con nosotros”, resume el músico. De hecho, a este enfoque creativo Alejandro acredita el origen de “Puerto E”, uno de sus más recientes sencillos, para el cual se inspiraron en su “increíble experiencia” en la ciudad costera de Puerto Escondido.

La segunda etapa

Pasó un año aproximadamente para que los dos comenzaran a formalizar su presencia como banda. Trabajaron en la Ciudad de México con una disquera que no funcionó como ellos esperaban, pero fue ahí donde grabaron sus primeras canciones. “Fue una experiencia no muy agradable, la verdad”, dice Mariano. “Pero bueno, nos sirvió. Nos ayudó mucho a encontrar nuestro camino, a encontrar mucha gente. Obviamente estamos muy agradecidos por todo el trabajo que metieron en ese momento. Al final no fue algo que nos convino a todos, de ahí decidimos que era mejor continuar entre Alejandro y yo”.

Esta nueva etapa, en la que ambos amigos decidieron hacer exclusivamente suyo el proceso musical de Pachará, fue bastante difícil al principio. “Nos pusimos a prueba. Nosotros hacemos todas las cosas, y trabajamos entre nosotros nada más. Buscamos nuestras oportunidades, hablamos nosotros y solamente queda entre nosotros. Si queremos grabar, si queremos producir, lo tenemos que hacer nosotros. Y ese es el camino que decidimos tomar. Ni mánager ni nada, solamente Alejandro y yo”. 

Con su amistad asegurada y su proyecto musical, el dúo decidió partir a Puerto Escondido, Oaxaca, donde comenzaron a darle más forma a su propio estilo musical, bautizado por ellos como un ritmo “tropisensual”. Empezaron a sonar en la playa, donde los temas de Pachará hablaban sobre la relajación, la vida en el mar, el amor y, por supuesto, la amistad. “La identidad sonora de Pachará busca tener un sonido auténtico y peculiar”, explica Mariano. “Para hacerlo, mezclamos los géneros que nos gustan y nuestras rolas son un mix de estos géneros que escuchamos. El material en el que estamos trabajando ahorita tiene como idea que cada canción esté dentro de un género, y tenga una identidad en particular”.

Te puede interesar: ‘Raro’, de El Cuarteto de Nos, está cumpliendo 15 años en el año más raro posible

“Porque muchas veces”, continúa, “pasa que las canciones de un mismo disco son muy similares. Y nosotros lo que buscamos es que cada canción vaya por un género y un ritmo distinto, pero que al escucharla, tú sepas que esto es Pachará, que esto es Alejandro y Mariano. A lo largo de estos dos años, hemos llegado a través de bromas y nuestras experiencias a un punto en el que logramos crear nuestro propio género, el pop tropisensual. Hemos tratado de meter todas nuestras rolas en ese mismo género que nosotros creamos, pero que al mismo tiempo engloba muchos ritmos”. 

“Nuestra música está para transmitir nuestra amistad, y siempre con una buena vibra”, aporta Mariano al respecto. “No queremos que nuestra música tenga rencor. Sí hay temas duros, hay temas que duelen, pero tratamos de llevar esos temas a una perspectiva alegre. Para reflejar lo que somos, lo que nosotros hacemos en nuestra vida y lo vemos todo desde un lado positivo, y al final, las rolas que tenemos tienen y son en ese enfoque”.  

Instagram Pachará

Pachará, debajo de una palapa

El nombre Pachará no fue la primera opción de la banda, ya que Alejandro y Mariano solían denominarse a sí mismos como Los Surfistas de Santa Pancha. De ahí, los intérpretes lo cambiaron a Santa Pancha, luego a Pancha, después a ¿Qué Panchará?, hasta llegar a Pachará. Esta es una palabra única y hace alusión a la atemporalidad que le podemos otorgar a los sucesos negativos de nuestras vidas. Todo lo malo pasa y lo bueno siempre se queda con nosotros.

Su lanzamiento debut fue el de la canción “Me Sale Bien” en 2019, a la cual le siguió el estreno de “Tropical” y otros tres sencillos más ese mismo año. Su más reciente entrega es la canción “El Plan”, y en diciembre de 2020 estrenaron su primer EP, La Palapa (Lado A). Esta colección de cinco canciones tendrá próximamente una secuela, La Palapa (Lado B), y ambos proyectos formarán parte del primer álbum homónimo de Pachará, que contendrá un total de 12 temas y se estrenará tentativamente a finales de agosto.

“Todas las canciones que tiene este disco incluyen las canciones de nuestra primera tocada, durante esa primera etapa“, comenta Alejandro al respecto. “Decidimos rescatar todos estos contenidos con los que empezamos. Como salieron de golpe en su momento, dijimos: ‘Pues que este disco sea la esencia de cómo empezamos para que la gente lo pueda escuchar’. Ahorita el objetivo es ese, sacar el disco en verano, fecha tentativamente: finales de agosto”.

“Hace poco salió ‘El Plan’ y saldrá otro single a finales de este mes que será ‘No es para tanto’, y luego vendrá otro a finales de abril”, prosigue. “Y ya después se viene el EP, La Palapa (Lado B), a finales de junio. Es una carta de presentación muy importante. Y le estamos echando todo nuestro amor y todo nuestro power para que haya una buena recepción”. 

Por ende, aunque ambos se encuentran entusiasmados por los proyectos que puedan llegar a hacer en un futuro, ya sea entre los dos o con la contribución de otros artistas, Mariano explica que por el momento su prioridad es preparar al máximo estos lanzamientos entrantes. “A partir de esto, ya vamos a poder empezar a considerar las colaboraciones, o singles, que chance salgan un poquito de lo que hacemos, experimentar con otras cosas. No estamos cerrados a nada, pero sí queremos primero presentarnos ante el mundo con este disco, que somos Alejandro y yo”. 

2020 fue un año muy complicado en general para la industria musical. Muchos eventos se pospusieron y los artistas se vieron obligados a encontrar distintas formas para producir nuevo material; Pachará no fue la excepción, y sus integrantes también nos contaron cómo lograron crear, grabar y producir su material musical desde la playa mientras que sobrellevaban de manera simultánea sus vidas personales y profesionales.

“Nosotros queremos mucho a la versatilidad, ¿no?”, afirma Alejandro. “Entonces los dos tenemos nuestra vida en paralelo. Mariano es chef y yo soy arquitecto, los dos tenemos ahorita trabajo. Y ya en las noches, cuando nos juntamos, pues destapamos una chelita, un mezcalito, nos ponemos a tocar y es: ‘Órale, hay que grabar’. Nos trajimos equipo, lo básico, lo mínimo e indispensable. Un buen micrófono, una buena interfaz, la computadora”.

“Y nuestro proceso de grabación es levantar los colchones donde dormimos, los ponemos contra una esquina y grabamos, quitamos la cortina, quitamos el mantel, quitamos los papeles del piso y nos aislamos acústicamente, de una forma muy rústica. Es muy divertido, y le da ese toque homemade a las canciones”, revelan ambos en la videollamada desde una palapa restaurante, lugar donde trabaja Mariano como chef.

Además, nos contaron algunos datos curiosos que forman parte de la identidad de este próximo álbum. “El titulo de los EPs llevan ese nombre porque todas las canciones las escribimos debajo de una palapa. En casa de Mariano hay una palapa y ese siempre ha sido nuestro punto de encuentro, entonces ahí se escribió todo, y por eso el nombre. Nos hemos dado cuenta que nos cuesta mucho adaptarnos a componer en otro lugar que no sea esa palapa. Ahí hay una conexión muy especial, porque ahí empezó todo, ahí sentimos que es el lugar, y por eso decidimos ponerle ese nombre a nuestro primer álbum, La Palapa. Lado A y Lado B son como la palapa de día y la palapa de noche, y se conglomeran ahí en el disco”. 

Para despedirse, hablaron también sobre las inspiraciones del grupo y sus géneros favoritos. “Nuestros ídolos, artistas que compartimos mucho y que estamos interesados en esos ritmos, latinones pero también internacionales, son: Kings of Convenience; una influencia muy grande también es Muerdo; Jorge Ben Jor; Caloncho y Buenavista Social Club, que también está ahí metido. Escuchamos un poquito de jazz, de folk, nos gusta mucho el reggae. Entonces de todo un poco, somos muy versátiles. También escuchamos mucho funk; como a nuestros papás les gusta, George Benson. Esa onda como ochentera. Entonces, Pachará es como música tropical, un vibe de Kings of Convenience, música de los setentas y con el punch tropisensual”.

Puedes escuchar su más reciente EP, La Palapa (Lado A), aquí:

En este articulo: Pachará
Sushi Roll

Te puede interesar

Video