Octubre 03, 2019

Como un sueño

Robert Smith, vocalista de The Cure, habla sobre grabar en ácido, no haber inventado el gótico y de ser el más feliz y deprimido al mismo tiempo.

POR Kory Grow

Bill Ebbesen

Robert Smith no estaba preparado para lo que estaba a punto de ver en el documental del concierto del 40 aniversario de The Cure, filmado el año pasado en Hyde Park en Londres. "El primer close-up de una cara humana que vi fue el mío", dice Smith sobre el horror de ver su rostro de 60 años en 4K. "Fue bastante aterrador". El documental y la película del grupo tocando en el Meltdown Festival del año pasado se lanzarán juntos como un nuevo box set: 40 Live. Curætion-25+Anniversary. Es el primer lanzamiento de la banda en casi una década. Smith, sin embargo, planea mantener este momento con un nuevo álbum de The Cure, titulado tentativamente Live From the Moon que saldrá este otoño, y parcialmente inspirado por la nueva satisfacción de Smith de ser el bastardo triste de todos los tiempos. "Una de las cosas encantadoras es que podemos ser headliners en Glastonbury, tocar en Hyde Park y estar en el Salón de la Fama del Rock & Roll", dice sobre el lugar que ocupa The Cure en la cultura pop. "Pero todavía se nos considera un poco extraños y un tipo de banda ajena. Es una posición perfecta para estar".

 

Antes de la entrevista, recibí un correo de tu representante que decía: "Robert no es seguidor de la palabra ‘gótico’, así que por favor no la uses en ninguna referencia". ¿Qué tienes en contra de esa palabra?

Eso no vino de mí. [Pero] incluso antes de leer lo que [el equipo de marketing] escribió sobre la película, pensé que comenzaría con "rock gótico", "el padre del gótico", "gótico esto...". Y efectivamente, ahí estaba. Así que escribí un correo electrónico punzante que decía: "Por un carajo...". ¿Fui responsable del gótico? No. Si lo fuera, sería muy feliz. Pero no lo estaba. Los góticos estaban indignados porque la gente pensaba que éramos una banda gótica [con] "Let’s Go to Bed", "Lovecats", "The Walk" y todo este tipo de estúpidos sencillos pop.

 

¿Dónde encaja The Cure en 2019?

Espero que The Cure no encaje en 2019. Me parece que The Cure nunca ha encajado. Creo que hay algo que hacemos que simplemente atrae a cierto tipo de personas. No creo que tenga que ver con la edad o el tiempo o lo que sea que esté pasando.

 

Entraron al Salón de la Fama del Rock & Roll a principios de este año. ¿Qué significó para ti?

Fue un momento difícil, porque ha habido 13 miembros de The Cure a lo largo de 40 años y sólo nos inducirían a 10. Pensé que había escrito una carta muy razonable explicando el porqué [todos] deberían ser inducidos. Realmente no tuve mucha respuesta. Hasta dos semanas antes del evento, no iba a ir. Pero el resto de la banda me desgarró. Y una vez que llegué allí, estaba pensando: "Vaya, realmente significa algo para la gente [en Estados Unidos]". Tomamos la decisión correcta.

 

Fue el 30 aniversario de Disintegration. ¿Qué recuerdas de grabar el álbum?

No hablaba. Le pasaba notas a Roger [O’Donnell] cuando estaba tocando los teclados diciéndole lo que estaba haciendo bien o mal. Suena realmente artificial, pero sentí que estaba tratando de crear una atmósfera en la que pudiéramos comunicarnos entre nosotros en un sentido no verbal... Podrías decir que estaba tomando ácido. De alguna manera, sentí que escribirlo era diferente. Por supuesto, es exactamente lo mismo, y hubiera sido más fácil y rápido si hubiera hablado. Regresaba a mi habitación y me reía. Pensaba: "Me estoy volviendo loco". Pero a medida que tomó forma durante dos o tres semanas, todos se dieron cuenta de lo que estábamos haciendo.

 

pressreader MAGZTER