agosto 7, 2020

Charlize Theron cumple 45 años

La celebramos con esta entrevista de 2017 sobre su participación en la cinta 'Atómica'.

Extraído de RS172, septiembre, 2017

Con una mirada encantadora, belleza hipnótica y sobretodo, talento desbordante, Charlize Theron, de 42 años de edad, protagoniza a Lorraine Broughton en Atómica [Atomic Blonde], cinta que también produce y dirigida por el debutante David Leitch. Es la adaptación de la novela gráfica The Coldest City, de Antony Johnston y Sam Hart [2012]. Con el nerviosismo en las preguntas, su voz calmaba la ansiedad para darle fuerza al importante papel de tiene la mujer en el mundo cinematográfico y en el resto de los ámbitos. “Quería desarrollar algo que tuviera una protagonista muy cercana a lo que Lorraine es en la novela gráfica. Una persona que pudiera interpretar a una protagonista femenina que vive y respira en un mundo dominado enteramente por hombres, un ambiente en donde puede jugar con las mismas reglas que ellos. Alguien que no pida disculpas, que sea interesante y profunda, alguien que se encuentre luchando con su propia humanidad. Todas esas fueron las cosas que me impulsaron a crear un personaje así. Lorraine es sumamente buena en lo que hace: trabaja para M16 y ya ha hecho las paces con saber que ella escogió ese mundo, un mundo difícil, más siendo mujer. Y es buena en eso. Le gusta hacerlo y carga con las consecuencias de sus acciones. Creo que tiene algo que emana poder». 

El espionaje es emocionante en la cinta. ¿Eres fan del género?

Sí. Me fascina cómo puedes tomar esas historias y transformarlas completamente, voltearlas de cabeza. Hemos visto mucho del género hecho thriller, que puede ir del primer acto al tercero en segundos. Estaba interesada en hacer eso no sólo con la historia sino también con las imágenes y el sentimiento de la cinta. Voltearlo todo de cabeza y convertirlo en algo súper energético y divertido. 

¿Investigaste sobre el arte de ser espía?

No hice una investigación como tal, no averigüé cómo caminan o algo por el estilo. Estaba más interesada en qué tipo de personas deciden tomar ese trabajo. Tienes que tener cierto tipo de carácter para aceptar el trabajo y ser bueno en él. Encontré cosas interesantes una vez que  comencé a leer sobre estos tiempos especialmente, en donde hay lugares en los que la agencia ya no se mete y los abandona. Muchos de ellos se vieron obligados a tomar el trabajo por tener problemas familiares, tal vez algunos estaban luchando contra el alcoholismo o algo que les provocara autodestruirse. Creo que fue una idea interesante y una vez que filmamos lo entendí. Es un mundo duro y frío.

¿Leíste la novela gráfica The Coldest City?

Leí un par de páginas que nos mandaron ya que aún no se publicaba en esos momentos. Eso encendió la idea de comprar los derechos y desarrollar Atómica.

¿Qué tan difícil fue entrenar para el filme?

Fue duro. Quería que todo en esta cinta fuera creíble y sabía que pelear así tomaría mucho trabajo; no quería que nadie pudiera decir que una mujer no sería capaz de hacerlo. Eso fue lo más importante, lo que me impulsó a querer lograrlo físicamente, como eventualmente lo hice, y comenzar a filmar. Entrené por casi dos meses y medio antes y continué haciéndolo hasta que terminamos la película. 

¿Fue más sencillo colaborar con David Leitch como director ya que él mismo ha trabajado como doble? 

Lo hizo sencillo ya que sabe dónde poner una cámara. Sabe cómo grabar con dobles. Creo que se siente tan cómodo en ese mundo que tiene un ojo especial para él, una gran pasión. Posiblemente en otras manos no me habría retado tanto a mí misma y eso era lo que quería. Alguien que esperara más de mí, que me empujara hasta lograrlo. Fue increíble en su trabajo.

¿Recuerdas algo de la época en la que se cayó el Muro de Berlín?

Claro. Era joven y vivía en Sudáfrica y recuerdo que en las noticias no se hablaba de otra cosa. El lado político de ello se reflejó en muchas partes en ese tiempo, pero especialmente en Sudáfrica. Esta idea de separación era prácticamente lo que era el Apartheid. Ser testigos de un derrumbe como ese esparció grandes discusiones en el país, lo que tres años después culminó en la abolición del apartheid; fue un gran momento. Lo recuerdo vívidamente. 

La mayoría de la película fue filmada en Budapest. ¿Lo disfrutaste?

Me encanta Budapest. Viajé alrededor de Budapest por casi 10 años antes de filmar esta película y siempre me ha fascinado el campo y la ciudad. Regresar a trabajar ahí fue muy emocionante para mí. Es una ciudad hermosa.  

Tu compañía de producción, Denver & Delilah, ayudó a producir la cinta. ¿Cuáles fueron los retos de actuar y producir al mismo tiempo?

Bueno, no lo estoy haciendo completamente sola. Tengo productores excelentes, Beth Kono y A.J. Dix. Esta película no podía haber sido lograda sin su ayuda. Estoy en una gran compañía.

Creo que todos nos dimos cuenta de que había mucho potencial en esto, somos una compañía que se jacta de tomar mundos ya construidos y cambiarlos totalmente, creando protagonistas femeninas que puedan brillar en dichos mundos. Este filme tuvo todo eso para nosotros. Trabajamos duro para que se pudiera lograr y estamos absolutamente orgullosos de los resultados. 

¿Qué es lo que te gusta del lado de la producción?

Me encanta que se presta mucho a la colaboración. Creo que nunca he sido una actriz a la que le guste actuar sólo por ser actriz. Lo disfruto porque me gusta crear películas. Me gusta ver toda la perspectiva, no solamente llegar y decir mis líneas. Me interesa la logística que rodea toda la cinta, de ahí proviene mi interés por producir y desarrollar las cosas. 

¿Te gusta la música de los años ochenta?

Sí. Para mí ese periodo es muy nostálgico porque crecí en esa época. Me remonta a mi habitación, escuchando casetes de New Order y Depeche Mode. Creo que las repetí tantas veces en mi cuarto, a los ocho años, que volví loca a mi madre.

Finalmente, siendo una de las actrices más celebradas de nuestros tiempos, habiendo ganado un premio Óscar, un Globo de Oro y otros numerosos reconocimientos, ¿cuál es el secreto para el éxito?

Si hay un secreto, me gustaría conocerlo también. Si alguien lo tiene, por favor, ¡dígamelo! Creo que no hay secreto. Para mí fue cuestión de suerte el haber crecido con una mujer increíblemente fuerte, que me enseñó el valor de la felicidad y que la calidad de tu vida depende en tomar tus decisiones. El éxito debe de venir de un lugar como ese, así que incluso si todo esto desapareciera para mí el día de mañana, he puesto valor y alegría a otras cosas también. No me defino con una sola cosa. Creo que si encuentras tu pasión, ese es el camino más cercano al éxito, porque cuando logras hacer lo que te gusta, ya eres exitoso.

Mira el tráiler de Atómica:

En este articulo:
Sushi Roll

Te puede interesar

Video