Channel Tres creció en Compton, desde muy pequeño, la devoción católica de sus bisabuelos (quienes lo criaron) fue el factor que lo acercó a lo que se convertiría en su pasión más grande. “Me acerqué a la música en la iglesia. Me criaron mis bisabuelos, así que me hacían ir a la iglesia casi todos los días. Era muy aburrido pero lo que en realidad se me pegó fue la música, así que me compraron una batería cuando tenía cinco y empecé a tocarla en mi iglesia. Muchos de los grandes músicos (de Los Ángeles) salieron de las iglesias, así que estando allí veía a mucha gente con mucho talento, me expuso a cosas geniales”.

Su tiempo en la iglesia no le dejó una espiritualidad particularmente católica, en cambio, aprendió que la música también puede ser una manera de acercarte a tu espíritu, además de muchas otras cosas. “La música es espiritual, puede cambiar tu humor, puede hacerte feliz y consolarte. Es mi terapia, mi trabajo, me mantiene alejado de los problemas, me da una razón para despertar en las mañanas”.

Sus raíces lo convirtieron en una de las figuras del house más interesantes de los últimos años, su estilo tiene elementos del género clásico de Detroit con tintes del rap representativo de la costa oeste de Estados Unidos. Su música ha llegado a muchos rincones del planeta, pero para él, llegar ser un artista exitoso no fue tan divertido como parecía. “Es muy diferente a como pensé, no me di cuenta qué tan duro tienes que trabajar. Hay algo todos los días, viajas mucho. El año pasado estuve de gira mucho tiempo y es difícil porque estás rodeado de muchas personas y conoces a mucha gente nueva y esperan que los recuerdes, pero a veces es difícil por todas las personas que conoces y yo me enorgullezco de enseñarle respeto a las personas y mostrarles amor pero no siempre se puede”, mencionó Channel.

Las presentaciones son teatrales y cinemáticas, en ellas, el baile es un factor tan importante como el sonido de su música. “He bailado toda mi vida, pero empecé a tomarlo en serio hace un par de años, empecé a practicar y contraté a una coreógrafa, me enseñó muchas cosas. También empecé a juntarme con muchos bailarines y aprendiendo a bailar formalmente”, mencionó Channel, “Es muy importante para mis presentaciones, crecí cerca de mucho hip hop. No quería sólo recitar palabras en un micrófono saltando de arriba abajo. También fui DJ y era divertido pero también un poco aburrido porque sólo estaba atrás de una computadora y siempre quería moverme. Así que tomé la decisión de presentarme de esa manera porque veía muchos videos de Michael Jackson, Prince, Lizzo o Beyoncé, me gustaba ver muchas cosas pasando al mismo tiempo. No tengo una banda así que sólo contraté a dos bailarines y funcionamos como una banda. Creo que es algo diferente ver a tres tipos negros bailar música house”.

 

Los avances tecnológicos han acercado al joven de Compton a personas de todo el mundo, aunque no mencionó nombres, Channel asegura que ha estado trabajando con varios artistas de todo el mundo. “Me encanta cómo ha evolucionado la tecnología, ahora puedes realizar tus ideas más rápido. Me gusta hacia dónde va todo. He colaborado con gente de Londres y otros países porque me contactan por Twitter. He trabajado con mucha gente últimamente”.

En ocasiones sus letras han sido catalogadas como políticas, esto sin intención del artista de presentar una postura, él sólo habla de su experiencia como hombre negro en Estados Unidos. “Tengo mis creencias, todo el mundo piensa cosas diferentes así que no me gusta meterme en conversaciones de esos temas. De la única manera en que podría decirse que mi música toca temas políticos es porque hablo de mis dificultades como hombre afroamericano viviendo en Estados Unidos, porque escribo de cosas que he vivido como hombre negro en este país”.

A Channel no le gusta compartir sus planes a futuro porque cree que puede llegar a sentirse presionado a ejecutarlos, sin embargo, tiene muy claro qué es algo que nunca planea hacer: “Sólo sé que nunca voy a renunciar, porque me encanta hacer lo que hago”. Este sábado se presentará en el Carnaval de Bahidorá, por lo que se muestra muy emocionado. “Nunca pensé que mi música me llevara a Méxicó, no puedo esperar a ver cómo reaccionará la gente”.