Julio 01, 2019

Brittany Howard despierta

Por qué puso a Alabama Shakes en pausa para hacer un debut solista tremendamente ambicioso y audazmente honesto.

POR Patrick Doyle

Cortesía Sony Music

El año pasado, Brittany Howard convocó una reunión con sus compañeros de banda y les dio algunas noticias que probablemente no querían escuchar. Alabama Shakes —la agrupación que se conoció en la preparatoria, se volvió exitosa con “Hold On” de 2012 y ganó cuatro Grammys— no grabaría un nuevo álbum después de Sound & Color de 2015 en el corto plazo. En cambio, Howard haría un álbum en solitario. “Fue como: ‘Voy a hacer este disco yo sola’”, dice. “Sabía que necesitaba controlar todo: la música, los arreglos, todo eso. ¿Y cuándo lo voy a hacer si no es ahora?”.

 

El debut solista de Brittany, Jaime, es su grabación más ambiciosa, llena de funk psicodélico sintetizado, baladas de soul, loops de hip hop y letras que abordan su pasado, incluida la sexualidad, la tragedia familiar, la culpa religiosa y mucho más. Es un disco poderoso: Howard recuerda una reciente sesión de escucha donde “una mujer lloró. Estoy acostumbrada a escucharlo, por lo que siempre me sorprende cuando la gente lo escucha y su reacción general es como: ‘Wow’”.

 

Para el momento de la reunión de la banda, Brittany ya había demostrado que estaba creativamente inquieta al iniciar dos proyectos paralelos, Bermuda Triangle y Thunderbitch. Escribir para Alabama Shakes fue más difícil. “Simplemente es difícil sacar las canciones”, dice. Para ella, el bloqueo mental está relacionado con algunos de sus recuerdos más antiguos. “Cuando crecí, no teníamos mucho dinero”, agrega. “Vivíamos en una zona de campers. Siempre hay una parte de mí que dice: ‘No quiero volver a la zona de campers’. Todavía tengo ese sistema de creencias, así que, cuando algo no llega fácilmente, empiezo a tener esos malos pensamientos: ‘Se acabó’”.

 

Esta vez, pensar en los campers en realidad le ayudó a escribir. Se mudó a una casa en Topanga Canyon, California. Trabajando por su cuenta, se sintió más cómoda escribiendo sobre su propia experiencia al ser hija de un padre afroamericano y una madre blanca en Alabama. En la inquietante “Goat Head”, Howard dejó salir todo: “Mama is white and Daddy is black/ When I first got made, guess I made these folks mad”, canta, antes de hacer una pregunta que ha estado haciendo desde que tenía 13 años: “Who slashed my dad’s tires and put a goat head in the back?”. “Me sentí realmente vulnerable”, dice Brittany. “Pero si vas a ser honesta, no puedes ser sólo un poco honesta”. Ella cree que cumplir 30 años el otoño pasado la ayudó a empujarla a ese lugar. “Tenía más que decir”, cuenta. “Fui dándome permiso para contar las historias de las que nunca hablo”.

 

pressreader MAGZTER