Fue en 2015 cuando Paulina y Raúl Sotomayor debutaron en la escena musical de México con su LP Salvaje, el cual rápidamente puso en el mapa al dueto que se ha caracterizado desde sus inicios por traer a los ritmos oriundos de Latinoamérica al siglo XXI combinándolos con instrumentos y sonidos que transforman el proyecto en una experiencia atemporal y llena de sabor.

Rolling Stone habló con Paulina Sotomayor, cantante y compositora del dueto que en tan sólo unos días regresará a los escenarios de Bahidorá para debutar su más reciente álbum Orígenes. La historia del Carnaval y de Sotomayor van casi de la mano, pues desde sus inicios, el dueto quizo mostrar su música en Bahidorá antes que en ningún otro lugar, sin embargo, "su música aún era muy joven", asegura Paulina, pero para 2016, Sotomayor estaba listo para estremecer a la audiencia del carnaval, convirtiéndose en una de las experiencias más importantes de la banda hasta el día de hoy.

"Fue una experiencia enorme poder tocar en el Asoleadero, ahí la gente va y se la pasa increíble. Creo que el público que va a Bahidorá es perfecto para Sotomayor y creo que lo puede gozar muchísimo", comparte Paulina acerca de su primera vez en Bahidorá y sobre sus expectativas de su presentación en el escenario Sonorama del carnaval en punto de las 12:30 am. 

 

El deseo de la banda por ser parte de este evento que cada vez se vuelve más grande, es sobre todo por la diversidad que le ofrece tanto al público como a los músicos invitados. "Es el único festival que se dedica a abrirle un panorama mucho más amplio a un montón de chicos que no están tan metidos en ese tipo de ritmos o de géneros", asegura Paulina. "Recuerdo el primer Bahidorá al que fui eran aproximadamente unas mil personas, el segundo tres mil, el tercero unas cinco mil y ahora van al rededor de 13 mil o 15 mil personas y eso habla de que hay mucha oportunidad para este tipo de bandas porque también están volteando a ver a Latinoamérica de otra forma y eso es lo que hace que el espectro sea tan amplio". 

No sólo es la inclusión de ritmos de todas las gamas, Paulina también ve en Bahidorá una alternativa muy importante para los actos femeninos, sobre todo en esta edición en la que grandes figuras internacionales se harán presentes. "Es mucho más alta que otras ocasiones (la propuesta femenina). Después de nosotros, por ejemplo, se presentará Buscabulla. Erykah Badu, que es una sorpresa para todos y que es la fundadora del R&B mundial. Es muy padre tener ese tipo de performance en México ya que nunca habían podido traer un personaje tan grande como ella y creo que muchas bandas tienen a mujeres involucradas como instrumentistas como lo es Novalima, Branco que a pesar de ser DJ siempre lleva a cantantes, y muchas más; creo que en porcentaje hay muchas más mujeres involucradas que en otros festivales como un Vive Latino o un Ceremonia. No es exactamente que me parezca adecuado el número de actos, pero creo que hay más apertura".

 

 

Es entonces Bahidorá el mejor lugar para debutar el tercer álbum de estudio de Sotomayor, el cual Paulina cataloga como su "obra maestra", y es que el proceso que hay detrás de esta producción marcó un antes y un después en la música que caracteriza a este dueto de hermanos. "Nunca habíamos tenido que viajar ni esperar por ver cómo iba el proceso", declara Paulina. "Ir a Puerto Rico fue muy especial, y fue un complemento totalmente distinto la inclusión de un percusionista puertorriqueño llamado Diego Zenteno, tuvimos a una cantante que canta super lindo que se llama Chalmir Bonano. También tuvimos a un guitarrista venezolano, a alguien que tocaba el güiro y otro personajazo que se llama Totin que también canta en la canción de 'Quema'. Fueron cosas que alimentaron mucho el nuevo proceso y el nuevo disco". 

Aunado a este gran elenco de músicos talentosos, el disco no hubiera sido igual sin la participación de Eduardo Cabra, mejor conocido como Visitante en el grupo de rap Calle 13, quien cumplió el papel de productor en esta producción. "La experiencia fue hermosa. Él se hizo amigo nuestro hace unos años porque cuando fue el temblor hace dos años, él vino a hacer una canción con nosotros a través de un proyecto que había de Corona y nos juntaron a hacer una canción que hablara del espíritu mexicano que en ocasiones donde se ve en problemáticas sociales bien fuertes. En ese entonces estábamos haciendo el disco nuevo y cuando se le comentó, desde el primer momento dijo 'Hay que hacerlo' y la verdad es que siempre estuvo ahí para ayudarnos y buscando la manera de marcar fechas y que todo saliera, y es bien padre ver que alguien más tiene ese ímpetu de querer trabajar contigo así como tú tienes ganas de querer trabajar con él".

 

 

 

Tanto Calle 13 como muchos otros proyectos latinoamericanos se han visto envueltos en controversia al manejar mensajes misoginos en muchos de sus temas, situación que Paulina ve como una oportunidad para romper estigmas que rodean la figura femenina. "siempre ha sido su marca registrada del reggaeton el tener esta misoginia en todas sus letras, pero también creo que es parte de una liberación femenina bastante fuerte para un montón de mujeres", asegura Paulina. "No me encanta este tipo de letras porque creo que ahora conocemos reggaeton con un poco más de clase y eso ha hecho que cambie ese formato tan misógino. Yo nunca haría ese tipo de música, mis letras no son para nada letras que hablen de forma sexual o erótica pero tampoco estoy totalmente en contra de que eso suceda y al final es algo que vende y es algo que tienen los sellos discográficos más grandes y es parte de un producto". 

La violencia en contra de la mujer ha alcanzado niveles abominables en toda la región, no obstante, gracias a los movimientos realizados por millones de mujeres al rededor del mundo, muchas posturas negativas comienzan a desaparecer y poco a poco, son cada vez más las mujeres que hacen una diferencia en sus diferentes campos, entre ellos, el arte. "Esto poco a poco va a ir cambiando cada vez más, creo que la mujer debe estar involucrada en muchas más cosas en el medio artístico y lo estamos logrando. Yo formo parte de una comunidad que se llama Energía Nuclear donde estamos involucradas 165 mujeres en México y todas son artistas, cantantes, fotógrafas, cineastas, personas que se dedican a los medios, al marketing y a todo y estamos intentando que esto funcione como un ancla y una herramienta nueva para que podamos apoyar otro tipo de proyectos mexicanos y también de toda latinoamérica y que seamos cada vez más fuertes, es la forma de empezar, organizarnos para que vaya dando su propio lugar y espacio", asegura la cantante de Sotomayor. 

Por otra parte, Paulina asegura que más allá de las luchas de género, tanto hombres como mujeres dentro de la industria musical mexicana pasan por una crisis muy fuerte. "Cuando yo comencé mi carrera en 2015 recuerdo que era un momento en que la música independiente era bien distinta, la gente buscaba la independencia y se buscaba eso dentro del medio porque se dieron cuenta que a nivel independiente uno lo podía lograr y hacer cosas maravillosas… Y ahora te enfrentas a que estás todo el tiempo contra gente que es super grande y que también tienen por detrás a mucha gente que está trabajando para ellos y a veces se nota inalcanzable. Creo que en general estamos viviendo una crisis bastante grande dentro del medio artístico porque no tenemos la economía para que tenga todo un flote, pero poco a poco uno va logrando cosas bastante grandes y es estarle luchando poco a poco y también hacer más festivales en los que puedas estar involucrada y que las bandas que te gusten estén ahí y puedan tener una nueva apertura dentro del medio".