En tiempos de cuarentena, muchos músicos han sufrido por la crisis del COVID-19. La prohibición de eventos y giras en el mundo del entretenimiento ha sido un golpe inesperado a un ámbito que centra una gran parte de sus esfuerzos en la producción de dichos eventos. Sin embrago, los artistas emergentes son el grupo más amenazado por la situación actual.

Una parte importante de sus ingresos depende de los conciertos, pero los artistas no son los únicos afectados, ya que dentro de la industria de la música existen otras personas que forman parte del equipo que hace posible un proyecto musical. Los managers, bookers, ingenieros de sonido y staff, entre otros, son solo algunos de los que logran que se lleve a cabo una gira de forma exitosa.

 

Estas personas trabajan arduamente detrás de los reflectores para que el concierto sea de la más alta calidad posible. Sin conciertos, su trabajo simplemente no existe, es decir, los tour managers están perdiendo meses de ingresos por la pandemia.

Otro de los puestos más afectados es el de mánager de mercancía de tour; ellos dependen en un 100% de las giras y en cuestión de días han sido pospuestas y canceladas cientos de presentaciones alrededor del mundo.

La temporada de festivales es justamente eso, temporal. En marzo, abril y mayo se llevan a cabo Pa'l Norte, Ceremonia y Hellow Festival, entre otros. El momento difícil del año es el invierno, por lo que los encargados de estos eventos esperan con ansias esta serie de conciertos primaverales. La planeación toma de seis a nueve meses, pero el pago es hasta que el evento pase, dejando así a los organizadores sin su pago hasta que se vuelva a agendar el evento en el segundo semestre del año.

 

Todo esto causa un impacto económico enorme a más personas de lo que parece en la industria musical.

 

¿Cómo ayudarlos?

Una manera de ayudar es reproduciendo las canciones de tu artista emergente favorito en las diferentes plataformas digitales, así como compartiendo sus videos en redes sociales. Esto ayuda a los artistas a generar más contenido desde casa y volver con más fuerza cuando termine la pandemia. Si bien las presentaciones desde casa son una forma de mantenerse activos y conectados con sus seguidores, los artistas no necesariamente generan dinero por esto.

Cuarentena Musical es una iniciativa presentada por la comunidad latinoamericana Ruidosa en la que invitan a los fans a ayudar a mantener a flote los artistas emergentes. Vanessa Zamora y Ruido Rosa ya publicaron en sus redes sociales el mensaje.

 

Los propios músicos han sido los encargados de crear iniciativas que los mantengan durante estos tiempos difíciles. Natalia Marrokin, artista originaria de la CDMX, publicó en sus redes sociales la siguiente propuesta:

Estimados amigos artistas, tengo una propuesta para paliar en un pequeño porcentaje las pérdidas económicas que sufriremos en los siguientes meses. Esto requiere de que al menos 1,000 personas nos unamos. La propuesta es la siguiente. Cada una de esas personas debe tener o abrir un canal de YouTube. Los 1,000 involucrados debemos suscribirnos a los canales de los demás para que cada uno pueda monetizar su canal. (Eso quiere decir que YouTube te va a pagar una pequeñita proporción por cada visita a tus videos). Así mismo esas 1,000 personas deben procurar reproducir los videos de los canales de los demás aunque los dejen ahí andando solos. Llamémosle #tumesiguesyotesigo
Para comenzar yo me comprometo a seguir a todos los que me sigan a mí. Si estás interesado comparte esta publicación o escribe tu canal en los comentarios. Hagamos que las redes trabajen para nosotros ahora que estamos pegados a ellas todo el día. (No olviden darse seguir también entre todos los que comenten aquí)
Procuremos subir contenido en estos días para seguir trabajando, produciendo arte, aportando contenido artístico.

ABRAZOS A TOD@S!!