febrero 20, 2021

Álvaro López: todo lo que hoy se echa de menos

"Estoy buscando en mi cabeza qué hacer, cómo seguir mi carrera de músico".

A pesar de estos 5 años en los que se ha mantenido en silencio, Álvaro López continúa redescubriéndose entre cada uno de los retos que supone ser un músico solista. Tras la disolución de Los Bunkers, el cantautor chileno busca desprenderse de una era que lo marcó profundamente para mirar hacia nuevos horizontes. Pero antes de continuar con este camino, López hace un viaje al pasado, a un punto de inflexión donde muchas cosas habían terminado y otras más estaban a punto de comenzar. A cargo del fotógrafo Tomás Utillano, Álvaro presenta un breve documental que data de 2016 donde juega con su hija, disfruta de una copa de vino y da un vistazo a lo que después se convertiría en su proyecto LÓPEZ.

En una entrevista para Rolling Stone México, Álvaro López nos habla acerca de como nace este documento, el futuro de su proyecto solista y las (nulas) probabilidades de que Los Bunkers regresen al escenario.

¿Por qué esperar 6 años para compartir este documental con el público?


Es un registro super íntimo, una fotografía superclara de mi carrera o una etapa de mi vida. Al ser una mirada tan puesta en un momento, y al ser un momento tan íntimo, no habría tenido sentido haberlo lanzado si no es en las circunstancias en las que estamos viviendo. Lo que propone este documento es una junta de chilenos (fuera de Chile), al calor de muchas copas de vino, de guitarreo y tertulia, cosas que hoy se echan de menos. Habría sido un desperdicio si no lo compartíamos en este momento de necesidad de contacto y justamente de intimidad. Es una intimidad que puede dar hasta vergüenza, como invitando a la gente al patio de la casa. Estoy con mi hija, estoy mostrando canciones nuevas, Los Bunkers acaban de parar la máquina, estoy recién llegado al cono sur. Es también una cosa en donde yo estoy buscando en mi cabeza qué hacer, cómo seguir mi carrera de músico. Sentí que iba a ser un bonito punto de encuentro con la gente, uno como músico también tiene un nivel de desesperación de contacto.



¿Cómo es verlo ahora?


Es bastante extraño. Uno está acostumbrado a verse trabajando, ya sea en videoclips, los mismos documentales o entrevistas, pero al ser este un registro de una situación de intimidad, es bastante extraño mirarlo. Pero no sé, la historia está tan bien lograda que la vergüenza se me pasa, me gusta el blanco y negro casí noir que propone Tomás Utillano con un contraste super rico, casi plateado. 

¿Qué ha cambiado en tu vida desde entonces?


Me enfrenté y armé un nuevo grupo después de ese documental. Comencé a armar mi grupo LÓPEZ, empecé a enfrentarme a lo que es todo el peso de la composición a cargo mío, cosa que nunca lo había vivido y eso era bastante, por un lado, aterrador, y por otro, entretenido. LÓPEZ significó en cada etapa desafíos y retos, el cómo la gente iba a reaccionar a estas nuevas canciones, como juntar y crear una sinergia de músicos dentro de la sala de ensayo que se lograra rápidamente. Ya no son los tiempos de cuando empezamos con Los Bunkers que soy amigo casi del colegio con los muchachos, ahora tengo que hacer todo rápido, ya no tengo tiempo para eso. También la decisión de quedarme en México o volver a Chile; ya llevaba 7-8 años viviendo en México, mi hija nació en México, era una tremenda decisión que hacer en ese momento. Decidí finalmente volver a Chile para volver a las raíces y de todo esto quedó por supuesto un aprendizaje, de cada etapa.

Tras el final de Los Bunkers, comenzaste este proyecto titulado LÓPEZ con el álbum Vol.1 ¿Encontraste lo que buscabas?


Sí y no. Estaba consciente de que nunca había estado al frente de la carga compositiva principal de Los Bunkers, obviamente no me iba a hacer un experto desde el minuto 1. También tenía que estar consciente de que por ser el vocalista de Los Bunkers no me iba a ir super bien como compositor. Terminó siendo un proceso consciente de aprendizaje, lo cual lo hizo más positivo. Las posibles trabas o caídas que podía tener el proyecto las tenía pensadas. También se convirtió en toda una sorpresa descubrir cosas dentro mío, cada canción significa escarbar dentro de uno mismo, entonces en ese escarbar se han encontrado cosas bonitas.

¿Por qué no ha aparecido más material de este proyecto? ¿Llegará pronto nueva música de LÓPEZ?


Nos preocupó mucho mostrar las canciones en el territorio chileno. Aunque Vol.1 sea un EP corto, también era un grupo con historia. Queríamos hacer entender a través de la gira de qué se trataba el proyecto LÓPEZ, que no era un concierto de recuerdos del pasado. Eso hizo también que el Vol.2 se fuera tomando cada vez más tiempo y que las canciones nuevas fueran madurando en este camino. Justo antes del estallido social en Chile, teníamos canciones listas para ser mezcladas, pero las restricciones sanitarias en Chile hace que sea muy difícil juntar a mucha gente en una sola sala, pero ya hay mucho material acumulado y listo para ser lanzado este 2021.



A partir de que se acaban Los Bunkers, todos tuvieron que buscar nuevos caminos. Es así que los hermanos Durán crean la agrupación Lanza Internacional ¿Cuál es tu opinión acerca de esta banda? 

El camino que tomen mis amigos, tanto Francisco como Mauricio, sé que va a ser un camino con canciones de calidad. Los admiro demasiado, cada cosa que han hecho, lo han hecho con ese sello. Me gusta que sean arriesgados como siempre lo han sido y les tengo mucho cariño, son hermanos, son amigos míos. Hace un par de días me junté con ellos y es muy bonito ver lo que están haciendo y cómo se siguen desarrollando como compositores. No he escuchado demasiado sus canciones porque sé que son buenísimas y me he querido concentrar en lo que se trata mí propio tipo de composición, pero sé que está super bien hecho por ese lado.

En diciembre de 2019 los Bunkers se reunieron para un show en la Plaza de la Dignidad. ¿Cómo fue que nace este reencuentro? ¿Cómo fue unirse de nuevo después de 5 años separados? ¿Qué sentimientos dejó esta reunión?


Lo primero fue estar los 5 integrantes de Los Bunkers muy al tanto de las cosas que estaban sucediendo en Chile. Al poco, por WhatsApp comenzamos a conversar sobre todo lo que nos estaba llamando la atención. Después de un tiempo conversábamos la posibilidad de poner nuestra piedrita, de hacerle un regalo a la gente que se estaba manifestando. El concierto también lo hicimos en un momento en que las marchas se estaban polarizando un poco, la fuerza y los ánimos se estaban agotando, y todo se estaba tornando un poco (demasiado) violento. El concierto siempre lo vimos como un regalo a la gente que estaba día tras día; la gente acá en Chile sabe que nuestras canciones siempre tuvieron conciencia de las cosas que estaban sucediendo alrededor, siempre fuimos críticos de nuestra realidad y  lo que se estaba viviendo en ese momento. Quisimos hacer este acto super simbólico también, entrar a la Plaza de la Dignidad que era el centro neurálgico de todas las marchas y entrar sin previo aviso y empezar a cantar como un regalo para la gente. Así lo hicimos, conseguimos un camión como del carnaval de Río y decidimos hacerlo un viernes y pusimos una cuenta atrás en redes con una foto de la plaza y se congregó la gente que esperábamos. 

Fue super emocionante volver a estar de nuevo en el escenario con los compañeros de siempre y sentir que lo hacíamos por esto que estaba ocurriendo frente a nosotros. Al otro día fuimos a dar un concierto en la Universidad de Concepción que también fue multitudinario con más de 100 mil personas. Fue un concierto más largo, sabíamos que en la Universidad no nos podían echar a la policía, pero queríamos que la gente se enterara que sólo era eso, que no nos íbamos a juntar. Fue super emocionante para todos los involucrados, estábamos ahí con un nudo en la garganta, más allá de lo que hace el lacrimógeno. 

¿Ves un regreso de Los Bunkers al estudio o para algún concierto en un futuro?


No, la idea de hacer esto en 2019 fue por las razones circunstanciales, lo único que esperamos es que no se repitan circunstancias tan terribles que nos hagan volver a tocar. Ojalá la próxima sea por mucho dinero (risas). 

Pronto se cumplirán 20 años del álbum debut de Los Bunkers ¿Cómo es escuchar esa producción al día de hoy? ¿Cómo ha sido o fue el proceso de revisitarla para su edición de aniversario?


Muy extraño, muy divertido. Es un disco que muy pocos teníamos. Era un disco que se lanzó en un sello pequeño y que se disolvió al par de años de haberse lanzado. Entonces no se vendía en ningún formato ni se enviaba a ninguna parte, pero era un disco que todos conocían porque se escuchaban los sencillos al menos acá en Chile. Volvernos a enfrentar a este disco con canciones que a veces ni nos acordábamos y a veces nos dan risa algunas o la fotografía que nos provoca vernos en esa época fue bastante especial y muy bonito también, un bonito ejercicio. Por otro lado también pensamos que era super necesario el ponernos al día con la gente, le dimos una bonita remasterización, hicimos la edición en vinilo e hicimos libro de un montón de páginas con muchas entrevistas con todos los involucrados. En México llegamos con Vida de Perros, los discos anteriores no habían sonado en México tampoco, entonces es una buena excusa para ponernos al día con todos nuestros fans a nivel continental. 

En este articulo:
Sushi Roll

Te puede interesar

Video