noviembre 13, 2020

AC/DC regresa con ‘Power Up’

Brian Johnson explica que este álbum está dedicado a Malcolm Young.

Hablar de una de las grandes leyendas vivientes y vigentes en la historia de la música es una responsabilidad gigante; y cuando se trata del lanzamiento de su más reciente producción, Power Up, en momentos en los que el mundo necesita un impulso distinto por el muy comentado y desgastado, pero tremendo y preocupante entorno en el que seguimos; la responsabilidad crece de manera proporcional a las expectativas que hay alrededor de uno de los discos más esperados en los últimos años. Lo anterior se generó por el complicado entorno que vivió la banda desde que Malcolm Young anunció su salida por problemas de salud en 2014; a ello le siguieron el arresto domiciliario de su baterista Phil Rudd en 2015, la salida del bajista Cliff Williams (por razones personales) y del vocalista Brian Johnson (por el riesgo de perder el sentido auditivo) en 2016; y qué decir de lo que sin duda fue el golpe más duro de todos cuando Malcolm Young falleció en el 2017 dejando un hueco imposible de llenar, pero un legado permanente en todo lo que haría AC/DC. ¿Por qué mencionar el doloroso pasado que ya conocemos cuando se trata de un álbum nuevo y debemos ver hacia el futuro? Porque esta pequeña línea de tiempo de los últimos seis años sacudió los más de 45 años que tiene el grupo, pero también reacomodó y fortaleció las piezas que necesitaban solidificarse para regresar con más fuerza, carácter, actitud y compromiso.

Power Up marca el regreso de una alineación clásica que tiene mucho que mostrarle al mundo y busca impulsarlo a seguir y salir adelante. Platicamos con un emocionado, animado y sumamente contento Brian Johnson quien nos compartió todo lo que Angus Young, Cliff Williams, Phil Rudd, Steve Young y él vivieron, sintieron y dejaron en este trabajo. “Todo comenzó en Vancouver, fuimos al estudio y al entrar sabíamos que algo diferente pasaría, porque faltaba Malcolm, pero estaba ahí. La energía, la chispa, la electricidad se sentía distinta, tenía mucha más fuerza que otras veces; porque hay que decirlo, Malcolm era de carácter fuerte y todos pudimos sentirlo. Créeme, ahí estaba y es por ello que puedo decir que este disco está dedicado a él. Cuando me puse frente al micrófono, sentía su mirada, Angus se dio cuenta y me dijo: ‘Más te vale hacerlo bien porque te están viendo’». Al escuchar este recuerdo hizo que la plática se convirtiera en un momento muy especial. Imagínate la vibra que se vivió en el estudio durante la grabación del álbum. Justo donde la música y por qué no, el mundo, pedía a gritos un motivo para enfrentar lo que estamos viviendo con una actitud diferente. Quiero pedirte que mientras tengas tus ojos puestos en estas líneas, traslada tu mente a ese estudio y siente el entorno que seguirá describiendo Brian Johnson. Si aún no lo has hecho, comienza de nuevo esta lectura pero si ya estás “en el estudio”, siéntate junto a la consola y disfruta el momento.

“Este disco está lleno de momentos muy especiales y de decisiones correctas; es un trabajo que estaba planeado para que saliera a principios de año, por una u otra razón el lanzamiento se fue postergando y de repente esta horrible pandemia nos sorprendió y pensamos: ‘¿Ahora qué?’. Sin embargo, no era algo que nos iba a detener y con el grandioso apoyo de nuestra disquera, coincidimos en darle al mundo un regalo que habíamos estado construyendo y que justo ahora teníamos la pieza en nuestras manos que podía complementar el vacío con el que estaba viviendo la humanidad. Realmente espero que eso suceda, porque así lo sentimos, así lo visualizamos y así deseamos que suceda. Bueno, puedo decirte que es el disco, de todos los que he hecho con AC/DC, que más he escuchado; sobre todo porque fue un trabajo muy dinámico, no tuvimos momentos en los que alguno de nosotros estuviera sentado esperando que alguien terminara la parte que le correspondía. Todos opinamos, participamos, en todo momento se escuchaban nuestros nombres y diferentes direcciones; dentro y fuera del estudio había voces de: ‘Brian, hacia arriba; Brian, ven al cuarto de control; los demás, pónganse a practicar la siguiente canción; ahora bajen’; en fin, se sentía una unión y un compromiso uniforme. Todo el tiempo estábamos haciendo algo, aprendimos y crecimos mucho; y eso se reflejó en el álbum ya que son temas de tres minutos, tres minutos y medio máximo que van uno tras otro y no te dan tiempo de descansar porque todos son una inyección de esa energía que sentimos y que pusimos al hacerlo. Es como sentir un puñetazo y luego el otro y luego otra ráfaga y así, sin parar. Es un disco que te mantiene alerta en todo momento que si lo escuchas con una cerveza, siempre te hará sentir bien”, agrega Brian.

Te puede interesar: Top 10 canciones: Depeche Mode

Este disco, es un trabajo que fortalece la fe por el rock & roll; resulta irónico decir: ‘Gracias por regalarnos la frescura del mismo sonido de toda la vida’. Y sí, así es Power Up, agradable al escucharlo y sumamente enriquecedor al sentirlo. Como ya se mencionó, esa “ausencia presente” de Malcolm y particularmente el regreso de Brian Johnson, son factores muy importantes para mantener y respetar la esencia de la banda. Regreso a la palabra “ironía» y es que, al escuchar una y otra vez el álbum, se convierte en mi palabra favorita porque de verdad agradezco que la misma fórmula sea tan distinta. La portada, diseño, título, melodías y las letras de las canciones, son elementos clásicos de hace 40 años, pero que hoy se vuelven innovaciones que generan valor y marcan una línea a seguir en toda la industria.

“¿Sabes cuántas canciones escribieron Angus y Malcolm desde 2007 y por alguna razón no habían salido? Muchísimas, y bueno, la razón llegó. Él (Angus) quiso rescatar y respetar lo que somos y el toque que se le dio al disco con riffs y coros típicos de las canciones más emblemáticas de la banda están reflejados ahí. Es un disco que no se hizo para pensar, sino para sentir; es un himno para el rock & roll; es algo muy AC/DC, tan simple como eso. Y me regreso al legado de Malcolm quien siempre comentó que estaba cansado de la música suave, de las baladas, estoy hablando de los años setenta; y desde ese momento creó una banda junto con su hermano Angus, con el objetivo de hacer rock con poder, lleno de energía todo el tiempo. Así nació el sonido AC/DC, que en ese momento no se conocía, pero ahora es un sello que sigue vigente y que a pesar de ser un álbum nuevo, antes de ejecutarlo, veíamos hacia arriba y pensábamos en qué es lo que Malcolm esperaría que hiciéramos, porque no todas las canciones que escribe AC/DC son canciones de AC/DC porque no todas suenan a AC/DC, eso es algo que no va a cambiar, punto. Alguna vez cuestionaron a Angus de que había siete discos que sonaban igual, a lo que respondió: ‘Estás equivocado, son ocho los que suenan igual’. Lo que quiero decir es que nos damos cuenta de lo que hay en la música hoy en día, y vemos que el espectáculo crece más y más, pero la música con pasión hay menos, sigue disminuyendo. Estamos conscientes de que vamos a sonar igual, somos la misma banda con las mismas guitarras, no vamos a llenarnos de bailarinas ni vamos a traer un circo en el escenario, vamos a sacar lo que traemos en el corazón, lo vamos a poner en nuestra música y le vamos a dar al mundo una buena dosis de rock & roll siempre”, concluye Brian Johnson.

Escucha Power Up, el nuevo álbum de AC/DC:

En este articulo: IG
Sushi Roll

Te puede interesar

P&R: Björk

P&R: Björk

Habla sobre su hermoso álbum de ruptura, Joni Mitchell y su vida como estrella infantil en Islandia.

Video