Mayo 01, 2019

Accidentalmente influyentes

Los integrantes de Fobia reflexionan sobre la trayectoria de la banda y su reunión para celebrar 30 años de carrera.

POR José Lizama

Andrea Gonar

El escenario está listo. Se trata del foro que sólo se abarrota con canciones que más de 70 mil personas pueden corear. No es cualquier celebración, hablamos del vigésimo aniversario del Vive Latino, el festival más importante de la música hispanoamericana y probablemente la edición más ambiciosa en su historia.

 

Minutos antes de presentarse ante miles de gargantas ansiosas por cantar “El diablo”, “El microbito” y “Vivo”, se logra reunir en un cuarto improvisado a los responsables de ejecutar estos temas. En dos sillones se acomodan Paco (quien se lastimó la pierna durante un viaje y trae una férula), Iñaki, Cha!, Jay y Leonardo. Considerando los tiempos de preparación durante un festival de esta magnitud, reunir a todos los integrantes no es poca cosa.

 

La trayectoria de Fobia es extensa y sus integrantes son bien conocidos, por lo que tratar de describir sus personalidades desde un solo punto de vista es irresponsable y erróneo, pero sin duda se siente balance en esta ecuación. La banda se reunió el año pasado para celebrar 30 años de carrera y a pesar de contar con tres décadas de historia, muchos seguimos sin comprender —conscientemente— qué ha sido Fobia.

 

“Fobia es una banda incomprendida” es una afirmación que muchos seguidores y conocedores del quinteto han hecho o escuchado, ¿pero en realidad son incomprendidos? Los músicos reflexionan sobre lo que es la banda para ellos y cómo se relacionan con el concepto de Fobia.

 

¿Cómo definiría cada quien la trayectoria que ha tenido con Fobia?
Iñaki: Para mí ha sido como… mi vida adulta, representa realmente buenos cachos de mi adultez. Siento que también fue donde maduramos juntos. Fue el lugar, el espacio creativo donde mis compañeros y yo generamos muchísimas de las ideas que después, tanto en lo individual como con otras combinaciones, fuimos concibiendo. Muchas veces, en distintos momentos, la hemos llamado la madre banda porque se creó sin que nos diéramos cuenta. Las cosas escalaron muy, muy rápido cuando ni siquiera había industria. De repente ya había industria y de la nada nos vimos en un lugar muy privilegiado a pesar de hacer esto sólo para divertirnos.

 

Jay: Para mí ha tenido que ver con una búsqueda que he tenido continuamente como músico, tiene que ver con búsqueda y aprendizaje… desde que entré era una de mis bandas favoritas… de hecho era la única banda de rock mexicano que me gustaba porque nunca me sentí afín a ningún otro grupo. Esta era la banda que me parecía más buena, la que me parecía más incomprendida y eso me gustaba. Me gustaba que no me vendía algo que tuviera que ver con el tema nacionalista que en esa época representaban los grupos del país. Había muchas que lo hacían muy bien y hasta la fecha lo siguen haciendo, pero conmigo no conectaba. Creo que Paco ha hecho unas canciones increíbles y atemporales, que es lo que más me mueve a mí. Yo entré a Fobia cuando recién cumplía 18 años y ellos me llevaban 10 años, así que para mí fue aprender a hacer música de otra forma. Al ya ser parte de la banda tuve una gran desilusión porque no fue como lo imaginé, me di cuenta de todos los problemas y las complejidades, pero el sazón que tiene cada persona es lo que la hace única y desastrosa en ciertas cosas.

 

Cha!: Para mí ha sido muy sorpresivo —la verdad— porque nunca lo imaginé... Me encanta la música, todo lo que la rodea pero nunca imaginé ser músico y seguir tocando después de 30 años. Tengo un sentimiento muy grande de agradecimiento. Mi familia quería que fuera algo totalmente opuesto a esto y tuve la fortuna de encontrar gente muy talentosa para formar esto, personas con las que hemos trabajado de una u otra manera, ya sea como Fobia, diseñando o haciendo cualquier otra cosa. Encontré muy buenos amigos. Mi papá tenía un muy buen plan de vida para mí, pero no era el mío, entonces poder haber encontrado a estos chicos y a todas las personas que han estado con nosotros a lo largo de los años: músicos que han pasado por el grupo, management, disqueras, todas las personas que nos han seguido, las que nos van a ver desde el primer día y que siguen yéndonos a ver, todos los involucrados significan algo importante para Fobia. Cuando empezamos tocábamos por el puro gusto de estar juntos y porque creíamos mucho en lo que estábamos haciendo, de repente iban pasando cosas, sorpresas... Para mí las palabras que definirían Fobia, serían justamente esas: agradecimiento y sorpresa.

 

Paco: Es un poco obvio que para mí es algo muy accidental, Fobia es un accidente en muchos sentidos, desde cómo empezó. Yo hago canciones porque me equivoco y ese error, ese accidente, acaba siendo algo diferente. Nos conocimos por accidente, salió por accidente, todo nos ha ido pasando accidentalmente, lo bueno y lo malo. Hemos logrado ser absolutamente desastrosos, de la misma manera en la que hemos llegado a ser de alguna forma brillantes. Para mí eso es un contraste bueno, es lo que le da personalidad, porque si tuviéramos un plan, no lo cumpliríamos nunca. Nadie hace las cosas como se las espera, todo es a fin de cuentas un accidente. Estamos en el mundo por accidente, el universo existe por accidente. Los accidentes son muchas veces una bendición. Por accidente nos volvimos a juntar, pero siempre pensamos que es lo último que haremos. Ellos (Leonardo, Cha!, Iñaki y Jay) son las personas más presentes en mi vida. A veces estamos superbién y a veces supermal pero son las personas más presentes en mi vida e increíblemente importantes para mí.

 

Leonardo: Creo que ya dijeron todo… para mí por un lado ha sido una segunda familia, creo que en una etapa muy temprana de mi vida encontré en ellos a unos hermanos.Yo soy hijo único y esto es lo más cercano que he tenido a unos hermanos. Son mi segunda familia, teníamos mucho en común, nos apoyábamos y nos cuidábamos. Eso es lo primero que me viene a la mente con Fobia. Por otro lado diría que ha sido un aprendizaje enorme, de hecho sigo aprendiendo, es un aprendizaje de vida. Fobia es una escuela para mí.

pressreader MAGZTER