Julio 01, 2019

Abrazando el caos

Two Door Cinema Club sobre el cambio climático, los aprendizajes de su trayectoria y su álbum 'False Alarm'.

POR Noemí Contreras

Aleksandra Kingo

"El cambio climático es lo más apremiante porque afecta a cada persona en la Tierra. Nosotros tenemos el Brexit, Estados Unidos tiene a Trump, Siria tiene el ISIS o lo que queda de él, Brasil tiene a Bolsonaro. Cada pequeña parte del mundo tiene sus propios problemas y sí, tienen que resolverlos, pero no habrá un mundo que resolver si no abordamos lo que está pasando con el clima”, dice Alex Trimble al inicio de una entrevista exclusiva con Rolling Stone México.

 

En un comunicado de prensa, la banda irlandesa Two Door Cinema Club explicó que su cuarto LP, False Alarm, “escanea y satiriza los males sociales y ambientales de 2019”. Y es que Alex, Kevin y Sam están realmente consternados por lo que estamos viviendo. “El capitalismo ha llegado demasiado lejos, en términos de la enorme desigualdad de ingresos. Las personas que ganan tanto dinero y están interesadas únicamente en sí mismas y no tienen ningún incentivo para hacer nada por nuestro cambio climático”, expresa Kevin Baird.

 

TDCC2

Aleksandra Kingo

 

Alex explicó lo que están tratando de hacer con este disco: señalar que todo el mundo está ignorando lo que está sucediendo debido a que el capitalismo y las redes sociales nos han acostumbrado a obtener una solución rápida y una gratificación instantánea. “Estamos viviendo con esta ignorancia feliz donde es mucho más fácil evitar los problemas y vivir tu vida porque hacer cosas que van a beneficiar al mundo a largo plazo parece difícil, parece mucho más complicado”.

 

Para este álbum, más que una estética, los músicos irlandeses crearon un mundo entero con la esperanza de que cualquier persona que escuche su música, vea el arte de la portada y los videos o esté presente en uno de sus conciertos, entre a ese mundo y viva en él por un momento.

 

 

False Alarm tuvo un proceso creativo de 18 meses. “Los primeros seis meses escribí canciones e hice demos caseros”, narra Alex. “Sin demasiada experimentación, sólo intenté generar sentimientos para las canciones”. Posteriormente llevó esas ideas a Los Ángeles y trabajó con el productor Jacknife Lee para comenzar la experimentación de sonidos. Y junto con Kevin y Sam, grabaron el disco en un par de semanas. “Nunca sabemos qué va a pasar, es muy difícil explicar ese proceso porque no tengo idea de cómo va a sonar. Tal vez sí, pero normalmente me equivoco porque cada día algo cambia, todos estamos en un espacio diferente, en un estado de ánimo diferente. Escuchamos un disco diferente esa mañana o la noche anterior, vimos un película, y eso cambió cómo percibimos una canción determinada. Cuando eso sucede todos los días durante dieciocho meses, no tienes idea de cómo terminará el álbum”, dice el vocalista.

 

pressreader MAGZTER