septiembre 2, 2020

A la conquista del honor en oriente

Keanu Reeves sobre su actuación en '47 Ronin, la leyenda del samurai'.

EXTRAÍDO DE RS129, FEBRERO 2014

La visita al set de la película 47 Ronin, la leyenda del samurai sucedió hace casi dos años y medio. Retrasos en la producción y un complicado proceso de postproducción demoraron el estreno de esta ambiciosa apuesta cinematográfica de Universal Pictures; sin embargo, dicha invitación a la locación resultó en una memorable experiencia. Los legendarios estudios Shepperton de Londres fueron transformados en el Japón feudal de principios del siglo XVIII, por lo que el panorama resultaba simplemente espectacular. Un despliegue de recursos se usaron para la construcción de templos y palacios en los exteriores de los foros derivando en una experiencia surrealista.

Además, hubo otra sorprendente gratificación en esa misma misión periodística: Keanu Reeves, actor mesurado en sus charlas con los medios de comunicación, se encontraba en esta ocasión dispuesto a hablar ampliamente sobre 47 Ronin, la leyenda del samurai y otros temas más. “El equipo de productores me mostró algunos bocetos que se tenían sobre el diseño de producción de la película antes de iniciar rodaje y algunos apuntes en papel de lo que sería el vestuario, además de las maquetas de los templos y fotografías de las locaciones, pero jamás imaginé que encontraría esto que ves ahora. Las construcciones son verdaderamente impresionantes. Quedé sumamente deslumbrado cuando llegué a Londres al contemplar la escala y el trabajo creativo de Jan Roelfs, nuestro diseñador de arte. Creo que finalmente éste precisamente fue uno de los motivos por los que acepté intervenir en la cinta, el tamaño de la producción. ¿Has visto con detalle los sets? Me seduce la idea de trabajar en un lugar donde se pretende que es otro. Hace muchos años trabajé en el área de construcción, es algo que disfruto mucho, por lo que me percato cuando los decorados son cercanos a la realidad o no”, nos dice un emocionado Reeves, quien llega a la entrevista portando el espectacular vestuario que lo convierte en un verdadero Ronin.

Una legendaria anécdota oriental reinterpretada por Hollywood

47 Ronin, la leyenda del samurai va de un relato milenario el cual forma parte de la misma cultura japonesa. Es una historia de revancha que ha sido inmortalizada a través del tiempo. Está situada aproximadamente en 1703, cuando un grupo de guerreros queda desamparado ante la intempestiva muerte de su guía y maestro. Este clan de caudillos tendrá que transformarse en samurais para vengar el homicidio de su guía. “La anécdota en general me pareció por demás atractiva. Cuando leí el proyecto por primera ocasión me di cuenta de la gran cantidad de elementos similares que tenía con respecto al género del western, algo que siempre he querido hacer. Para mí, ésta es una historia acerca de una venganza y de un amor imposible. Para una película dramática, estos elementos son esenciales. En la vida real no son admisibles, pero para una cinta de esta índole pueden ser factores sustanciales”, agrega el actor, quien comparte escena con importantes actores orientales que gozan de gran popularidad y poseen una amplia y sólida legión de seguidores, tal es el caso de Hiroyuki Sanada.

“Con respecto a las secuencias de acción, creo que empecé a entrenar con la katana meses atrás, por lo que creo tuvimos un considerable tiempo de entrenamiento antes de iniciar rodaje. Hiroyuki Sanada es estupendo con el uso de la espada. Crecí viendo cintas como El amanecer del samurai y El último samurai y el trabajo de Sonny Chiba; soy un admirador del género. Recuerdo que estábamos haciendo unas pruebas de cámara y le pregunté a Hiro: ‘¿En cuántas películas de samurais has participado?’ a lo que respondió: ‘Creo que son como 20’ y dije: ‘Perfecto’. Después volví a hacerle la pregunta y me respondió: ‘No, creo que son aproximadamente 30’”, complementa Reeves.

El mismo relato ha sido llevado aproximadamente en siete ocasiones a la pantalla grande, además de contar con distintas versiones para la televisión, en particular una miniserie de reciente producción. Y es que la historia de 47 Ronin, la leyenda del samurai es considerada como el “santo grial” de los cuentos populares de Japón. Un hecho histórico que devino en una de las narraciones consentidas que los abuelos introducen a los nietos y así sucesivamente.

Hechicería y dragones como adición de acuerdo a Hollywood

Era de extrañarse que Hollywood no hubiese realizado su propia interpretación. Hasta ahora. Reeves es considerado una de las figuras occidentales con más popularidad en Japón, por lo que su celebridad en la región inmediatamente lo convirtió en el candidato ideal para protagonizar la cinta. La justificación utilizada en el guion para incorporarlo a la trama es que el personaje de Kai (Reeves) es hijo ilegítimo de un marinero británico y una campesina japonesa que se une al grupo liderado por Kuranosuke Oishi (Sanada), quien después buscará reivindicar el nombre de su líder, Lord Kira. “No le dimos importancia a que el personaje de Kai sea mestizo. Creemos que tenemos un relato donde el linaje no es un elemento extraordinario. Se trata más del asunto que Kai es el otro, alguien quien fue encontrado por el grupo cuando apenas tenía 13 años de edad y quien inmediatamente siembra recelo en el clan, en especial en Oishi; sin embargo, Asano lo ve como un adolescente perdido con un gran potencial de guerrero. Es algo similar al efecto Camelot. Posteriormente vemos cómo Kai se convierte en un combatiente indispensable dentro de la familia”, justifica Reeves sobre la presencia del rol occidental en una leyenda prototípica de la cultura japonesa.

Los productores decidieron aderezar la película norteamericana con elementos fantásticos y quiméricos con el fin de convertir la anécdota en una cinta que pudiese competir con las franquicias basadas en clásicos de la literatura fantástica. Paradójicamente, la ardua misión fue encargada al director debutante Carl Erik Rinsch, quien se vio involucrado en una serie de infortunios de realización que elevaron el costo de producción hasta los 175 millones de dólares. Además de la serie de equívocos en el rodaje, el estreno de la película en Japón fue considerado como un fracaso de acuerdo a los números estimados que se tenían contemplados por parte del estudio.

“La película tiene un mensaje universal. Habla sobre la aceptación. El personaje de Kai tiene que ser aprobado por cuarenta y siete guerreros, ¡imagínate! Es un tema que nos concierne a todos. Además habla acerca del honor; la honra es lo que une a estos samurais. Creo que la integridad es un valor que se ha mitigado con el paso del tiempo”, concluye el actor.

Mira el tráiler de 47 Ronin, la leyenda del samurai, disponible vía streaming:

En este articulo:
http://rollingstone.mx/
Sushi Roll

Te puede interesar

Video