julio 5, 2020

8 iconos de la comunidad LGBTQ+ y sus mejores álbumes

Una lista con artistas que gracias a su música y talento han logrado abrir brechas y dar mas visibilidad a la comunidad LGBTQ+.

Todos los textos de este artículo fueron recabados de la versión impresa de Rolling Stone “Los 500 mejores discos de todos los tiempos” publicada en 2011.

En el marco de la finalización del mes del orgullo, recorremos una lista con artistas que gracias a su música y talento han logrado abrir brechas y dar mas visibilidad a la comunidad LGBTQ+ y los problemas a los que se enfrentan día a día. Son estos artistas los que decidieron hablar en voz alta sobre su identidad sexual y a través de su arte revolucionar la sociedad en la que vivían.

También incluimos a otros personajes que a pesar de no ser declarados abiertamente homosexuales si forman una parte importante para la comunidad y su impacto en la historia de la música.

Cada uno de ellos dió a la industria musical enormes aportaciones que seguirán formando parte de la memoria colectiva. Aquí 8 artistas que se convirtieron en iconos LGBTQ+ y sus mejores álbumes de estudio según la revista Rolling Stone y su edición especial “Los 500 mejores discos de la historia”.

The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars de David Bowie.

Considerado como uno de los planes de autodescubrimiento mas elaborados del rock, Bowie ideó un álter ego andrógino: Ziggy Stardust como parte del proceso creativo que encabezaba este álbum. El glam rock que Bowie creó junto con el guitarrista Mick Ronson era una combinación revolucionaria que mezclaba pop y blues en porciones poderosas. “Ziggy Stardust” se convirtió con los años en una de las mejores baladas de todos los tiempos y sirvió de marco para uno de los álbumes mas aplaudidos en la carrera del músico.

Goodbye Yellow Brick Road de Elton John.

Elton John comparó este disco doble con el “White Album” de the Beatles, ¿y por qué no? Para ese punto de su carrera ya era acreedor de múltiples éxitos en las listas de popularidad y pronto estaría grabando junto al mismísimo John Lennon. Todo en este disco es tremendamente revolucionario, estrafalario e inspirador para la época.

A Night at the Opera de Queen.

Freddie Mercury quería que Queen fuera “el Cecil B. DeMille del rock” y aquí es donde la banda lanzaría himnos dignos de la ópera más dramática y teatral jamás vista, para muestra “Bohemian Rhapsody”, una de las canciones de rock más legendarias de la historia de la música.

Automatic for the People de R.E.M.

“No suena como nosotros”, mencionó Peter Buck pero justo en esa originalidad radicaba todo el mensaje y estilo de su octavo álbum. Mayormente acústico e incluyendo parte de cuerdas arregladas por John Paul Jones de Led Zeppelin, esta experimentación musical reveló uno de los mejores discos de los años noventa y su éxito e influencia sigue presente hasta hoy en día.

Tracy Chapman de Tracy Chapman.

Cautivó los oídos de una audiencia acostumbrada a bandas de metal cuyo éxito definió las listas de popularidad a finales de los años ochenta. Fue ahí cuando Chapman tocó su guitarra y con una singular voz y poder narrativo hicieron de “Fast Car” el sencillo más popular del álbum y una de las canciones más populares de todos los tiempos.

Faith de George Michael.

Cuando Michael dejó la agrupación “Wham!” para probar una carrera como solista buscaba una nueva madurez musical la cual pudo ser vista a través de su álbum “Faith”. Para ese entonces su música seguía siendo pop pero las múltiples referencias a gigantes de la industria como Prince lo hicieron acreedor de múltiples elogios por parte de la crítica. Algunos temas se volvieron legendarios en su discografía como “Faith” y “Father Figure”, sencillos que lo catalogaron como una de las figuras más importantes en la industria musical.

Purple Rain de Prince.

El exitoso soundtrack de la película autobiográfica de Prince fue suficientemente controversial como para inspirar la formación del grupo de censura Parent’s Music Resource Center. Así de grande fue la influencia y el legado de este álbum. “Purple Rain” exhibía las habilidades de Prince como guitarrista  y compositor pero muy en el fondo este trabajo traería un éxito comercial rotundo, convirtiéndose en la sexta banda sonora de mayor éxito en el mundo.

Like a Prayer de Madonna.

“Me gusta el reto de combinar arte y comercio”, dijo Madonna sobre este LP. Ganó reconocimiento artístico con este disco y se convirtió en un set más personal con canciones como “Till Death Do us Apart” o “Oh Father” y también comerciales como “Express Yourself”. Cómo olvidar la canción que da título al álbum, cuyo video impactó a la sociedad más conservadora y mantuvo al Vaticano tachándola de blasfemia.

 

En este articulo:
http://rollingstone.mx/
Sushi Nights

Te puede interesar

Video