Inglaterra era un lugar muy diferente hace 50 años. A principios de 1970, el rock era lo que una juventud oprimida necesitaba. Finalmente, los sueños hedonistas que por siglos rondaron las cabezas de millones de personas se plasmaban en el mundo real con cabelleras largas que evocaban la libertad, drogas hechas para ver al mundo de maneras inimaginables, sexo y por supuesto, rock & roll.

Sin embargo, no toda la juventud podía disfrutar de esta utopía musical. Una enorme cantidad de chicos y chicas estaban marginados en los barrios más pobres del país y no encontraban su lugar en el mundo, ni alguien que entendiera este odio, frustración y resentimiento que rodeaba sus vidas, sin embargo, un cuarteto de jóvenes provenientes precisamente de esta marginación, cambió para siempre tanto su realidad como la de millones de jóvenes del todo el mundo.

En 1968 existía una banda llamada Polka Tulk Blues Band que, tras el despido de dos de sus integrantes, cambió su nombre a Earth y se conformaba por el vocalista Ozzy Osbourne, el guitarrista Tony Iommi, el baterista Bill Ward y el bajista Geezer Butler. Para su mala suerte, el nombre ya estaba ocupado por otra agrupación, así que una noche, Geezer Butler paseaba por la ciudad y encontró una gran cantidad de gente formada para entrar a la proyección de la cinta italiana I Tre Volti Della Paura, traducida al inglés como Black Sabbath.

En ese momento, el bajista de la banda tuvo una epifanía: "Si la gente paga y hace fila por pasar miedo con el cine, ¿por qué no iba a hacer lo mismo con la música? ". Más temprano que tarde se reunió con sus compañeros de banda y cambiaron su nombre al que conocemos, además de componer una canción homónima que trataba de evocar al miedo con sonidos literalmente prohibidos por la iglesia, y aunque al principio el tema no fue del agrado del público, poco a poco se transformó en uno de los himnos de la banda, pero esta sólo es la punta del iceberg.

 

 

Con este nuevo concepto, la banda decidió tomarse más en serio y comenzaron los preparativos para crear su primer álbum. El 16 de octubre de 1969, Black Sabbath entró al estudio y tan sólo doce horas después terminaron lo que fue su primer álbum, lo cual les dio "tiempo de un último trago", cuenta Iommi. El secreto detrás de su rápida concepción fue que la banda grabó cada uno de los temas en tan sólo una toma y con todos los instrumentos sonando al mismo tiempo, convirtiendo a este disco en una producción prácticamente en vivo.

Así fue que un viernes 13 de febrero de 1970 salió a la venta Black Sabbath, un disco caracterizado por un sonido grave y oscuro. Iommi adaptó a su guitarra para que fuese más cómoda tocarla tras su accidente en el que perdió la punta de los dedos de la mano derecha durante su jornada laboral en una fábrica de metales a sus 17 años. Lo que significaría el fin de la carrera de cualquier guitarrista, para Iommi se convirtió en su firma como músico y en el sonido que definiría a todo un género años más tarde. Sin ningún tipo de promoción, el álbum llegó a los primeros lugares de las listas británicas brindándole a Black Sabbath el reconocimiento que siempre buscaron, pero con este, llegó de inmediato la controversia.

Black Sabbath contaba con una portada inquietante que muchas personas aseguraron les causó pesadillas. Era una representación del icónico Molíno de Agua de Mapledurham situado en Oxfordshire, Inglaterra con una misteriosa mujer pálida que usa una larga túnica negra y con dos profundos agujeros negros en lugar de ojos parada en medio de la carátula. La imagen causó un enorme escándalo entre los padres de familia de la época acusando a la banda de promover el satanismo y el ocultismo, lo que la banda desmintió de inmediato y que al mismo tiempo ayudó a crecer su estatus de culto entre la juventud británica.

Black Sabbath llegó a transformar todo lo que el rock representaba en ese entonces, convirtió el glamour en miedo, el amor en odio y el placer en ira. Los jóvenes de los lugares más marginados de Inglaterra comenzaron a sentirse identificados con esta música tan oscura. Hoy hace 50 años no sólo nació Black Sabbath, nació una nueva contracultura a partir del miedo y la marginación que hasta nuestros días cobija a millones de inadaptados cansados del status quo. Ese 13 de febrero de 1970 nació el heavy metal.