febrero 14, 2021

15 películas para un melancólico San Valentín

Presentamos algunas películas donde los finales felices no son los protagonistas.

El día de los enamorados suele ser una fecha que se caracteriza por restaurantes abarrotados, películas románticas, rosas, chocolates y la compañía de interés romántico. Sin embargo, la situación actual ha cambiado la forma en que celebramos las festividades debido al distanciamiento social, borrando la magia que en otra ocasión habría estado presente a diferencia de las circunstancias habituales. 

En esta ocasión te presentamos 15 películas de amor que no precisamente terminan en un final feliz, ya sea por cuestiones de la vida o por afrontar la dura realidad. Estas son ideales para las personas que no están dispuestas a celebrar San Valentín por la presión social del día, porque el panorama sin esperanzas ha anulado sus intenciones o para aquellos simplemente tienen una visión diferente del amor.

Love Story (1970)- Arthur Hiller

Oliver y Jenny sintieron el amor a primera vista, sin embargo, la joven pareja presentaron obstáculos desde el comienzo de su relación, ya que ambos venían de dos contextos sociales totalmente distintos. Los padres de Oliver no aprobaron la relación por tener un nivel socioeconómico elevado a comparación de la novia de hijo, pero los enamorados deciden desobedecer las órdenes y empezar su noviazgo. 

Con el paso del tiempo ambos lograron culminar sus estudios y Oliver obtuvo un trabajo que le permitía generar mayores ingresos, por lo que decidieron formar una familia, aunque el destino no estuvo de su lado y a partir de ese momento la historia de amor comenzó a complicarse. La película muestra las injusticias de las vueltas que da la vida.

Romeo + Juliet (1996)- Baz Luhrmann

Probablemente la historia de amor más trágica de todos los tiempos, esta reinterpretación moderna del clásico de Shakespeare es una adaptación de la obra, solo que en esta ocasión la película toma lugar en la década de los noventa.

Romeo + Juliet es protagonizada por Claire Danes y Leonardo DiCaprio, donde este último se despedía de los papeles de adolescente para comenzar a aparecer en películas como joven adulto. La mayor parte de la cinta fue filmada en México, por lo que si en realidad no estás interesado en ver una adaptación del clásico, vale la pena tratar de identificar las locaciones con una estética inolvidable.

Boys Don’t Cry (1999)- Kimberly Peirce

Brandon Teena es un chico transgénero que llega a una ciudad donde rápidamente se convierte en uno de los estudiantes más populares de su nueva escuela, en esta conoce a Lana Tisdel, quien se enamora de él y lo comprende desde el primer momento que interactuaron. Sin embargo, cuando su pasado es descubierto no es bien recibido y guiados por el odio deciden acabar con él. 

La película está basada en hechos reales, Brandon existió y desafortunadamente su historia no tuvo un final feliz por estar rodeado de personas con prejuicios que lo juzgaron por vivir una realidad diferente a la de los demás en el pueblo. Hoy en día,  la cinta es una oportunidad de reflexionar acerca de hechos como este donde los crímenes de odio pueden poner en riesgo la vida de alguien más.

Lost in Translation (2003)- Sofia Coppola

Charlotte y Bob se encuentran a sí mismos perdidos en Tokio, ambos estancados en matrimonios sofocantes y con falta de dirección a pesar de estar en dos etapas muy distintas de sus relaciones. El destino juntó sus caminos para que las noches en la gran ciudad fueran lo menos solitarias posibles. 

La película de Sofia Coppola es memorable en varios aspectos, ya sea por su simple historia con la cual es muy fácil identificarse o por contar con uno de los soundtracks más destacados dentro de la filmografía de la cineasta. Bill Murray y Scarlett Johansson protagonizan esta historia que refleja el lado gris de las relaciones maritales y el encontrar un refugio en el lugar menos esperado.

Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004)- Michel Gondry

Esta película es la representación literal de querer borrar a una persona de tu mente. Si piensas igual que el personaje de Jim Carrey, Joel, quien asegura que San Valentín es un día festivo inventado por las empresas de tarjetas de felicitación para hacer que la gente se sienta mal, Eternal Sunshine of the Spotless Mind debería estar añadida en tu lista de pendientes. 

Clementine y Joel están atrapados en un bucle donde cada vez que se tratan de deshacer de la presencia del otro en sus vidas vuelven a encontrarse, haciendo una referencia al destino que impone un camino donde ambos terminan en el mismo lugar. Mientras vemos todo el proceso de superación de una ruptura, también podemos apreciar lo fácil que es aferrarse al pasado, y a alguien más, a pesar de que las razones para terminar sobran. 

Brokeback Mountain (2005)- Ang Lee

Basada en un cuento corto publicado originalmente en The New Yorker, Brokeback Mountain es la historia de Ennis Del Mar y Jack Twist, dos vaqueros que se conocen cuando los contratan para pastorear el rebaño de un ganadero. Debido a las horas que pasan juntos comienzan a tener sentimientos el uno por el otro, comenzando un romance secreto que dura por muchos años hasta que ambos hacen sus vidas con sus respectivas parejas.

A pesar del paso de los años, Ennid y Jack sabían que siempre tendrían Brokeback Mountain, un lugar donde realmente podían ser ellos mismos y no habían máscaras para su amor. La química entre Heath Ledger y Jake Gyllenhaal logró crear una película memorable con una historia donde el amor no ganó pero perseveró.

Atonement (2007)- Joe Wright

La adaptación de la obra literaria de Ian McEwan relata el fin de un amor que ni siquiera pudo comenzar. Una niña se deja llevar por su imaginación cuando sucede una tragedia en la familia, esta acusa al interés romántico de su hermana de cometer un crimen que comienza a separar sus caminos. 

Keira Knightley, James McAvoy y una joven Saoirse Ronan, dan vida a una película donde el amor de la pareja termina debido a las falacias de terceros. A pesar de tener un final desafortunado para los amantes, la historia concluye de manera que se superan los errores del pasado.

Blue Valentine (2010)- Derek Cianfrance

Derek Cianfrance se basó en la historia de sus padres para crear la historia de un matrimonio que se encuentra en un punto crítico de la relación. Ryan Gosling y Michelle Williams interpretan a Dean y Cindy respectivamente, una pareja que se ve atormentada por el concepto previo que tenían de las relaciones debido a las familias donde crecieron. 

El final de Blue Valentine más que claro es realista, pues a pesar que la resolución del conflicto queda en suspenso, la película demuestra la realidad de varios matrimonios deteriorados y estancados. El espectador toma el papel de la hija de ambos personajes, quedándose con la duda de dónde se fue el amor que ambos se tenían.

Perfect Sense (2011)- David Mackenzie

En una realidad no muy lejana pero distópica, Perfect Sense es la historia de Susan y Michael quienes encuentran el amor justo cuando una epidemia amenaza con privar de los sentidos a personas de todo el mundo. Ewan McGregor y Eva Green vivieron una historia de amor al mismo tiempo que la población mundial corría peligro de una enfermedad 10 años antes que la gente de hoy en día.

La película entra en una discusión acerca de lo que se necesita en verdad para vivir y los procesos de adaptación de la humanidad, concluyendo que al final lo único que queda son los lazos que formamos con otras personas. 

One Day (2011)- Lone Scherfig

La película adaptada de la novela de David Nicholls del mismo nombre narra la historia de Dexter y Emma, quienes se conocen en su graduación de universidad y tienen un encuentro que origina una amistad entre los dos. Lo que comenzó como una noche de diversión, eventualmente evoluciona para revivir el mismo día cada año durante más de una década. 

Anne Hathaway y Jim Sturgess dan vida a una pareja que tardó años en darse cuenta que lo que buscaban estaba justo frente a ellos, pero cuando por fin decidieron permitirse intentarlo ya era demasiado tarde porque la vida les tenía planeado otro final. 

The Spectacular Now (2013)- James Ponsoldt

Protagonizada por Miles Teller y Shailene Woodley, The Spectacular Now es un coming of age que aparenta ser la típica historia del chico popular que se enamora de la chica callada y estudiosa, sin embargo, los personajes son más que eso. Basada en la novela del mismo nombre, la cinta explora el amor adolescente desde el punto de vista de un joven cínico que quiere vivir el momento sin preocuparse por su futuro, todo esto a la vez que desea superar una relación pasada e intenta iniciar otra a pesar de no estar preparado.

Si bien el final de la película muestra un posible reencuentro entre ambos jóvenes, las esperanzas de algo duradero son pocas debido a la gran diferencia entre los intereses de Aimee y Sutter. Esta es una representación de las relaciones inmaduras que a menudo son confundidas con amor.

The Lobster (2015)- Yorgos Lanthimos 

Colin Farrell protagoniza la historia que se sitúa en un futuro distópico, en esta los solteros son llevados a El Hotel para encontrar una pareja romántica en 45 días, si no cumplen con el objetivo en la fecha acordada serán transformados en bestias y enviados a El Bosque. 

La trama poco común, un sello característico de Lanthimos, la ha convertido en una de las cintas preferidas por los fans del director, ya que logra transmitir la desesperación por encontrar el amor en una sociedad que sobrevalora las relaciones románticas. The Lobster es la opción indicada para quienes se han cuestionado qué pasaría si no encuentran su alma gemela antes de que sea demasiado tarde. 

La La Land (2016)- Damien Chazelle

Además de ser recordada como el largometraje que casi gana el Óscar a Mejor Película, La La Land fue la cinta que hizo cambiar de parecer a varias personas que no tenían un gusto por los musicales, Emma Stone y  Ryan  Gosling volvieron a conquistar la pantalla grande en una dinámica que superó sus previas particiones en comedias románticas. 

A pesar de ser una historia de amor, la película destaca por ser honesta al hablar acerca de las estrellas aspirantes en Hollywood, y por romper con la dinámica clásica del final feliz en producciones de este tipo. El “¿qué habría sucedido si…?” toma otro significado al tener un desenlace que representa el verdadero significado del amor a pesar de no tener un “y vivieron felices para siempre”. 

Te puede interesar: Sundance 2021

A Star Is Born (2018)- Bradley Cooper

El debut de Bradley Cooper como director impresionó a la Academia con el remake de la película de 1937, esta vez protagonizada por Lady Gaga, quien tuvo su primera aparición en la pantalla grande. Esta es la historia de dos músicos que se enamoran cuando Jack, un cantante reconocido, ayuda a Ally para que comparta sus canciones con el mundo, eventualmente crean un vínculo afectivo que se ve amenazado por el estilo de vida de ambos personajes.

La música es el elemento principal de A Star Is Born, donde temas como «Shallow», «Always Remember Us This Way» y «I’ll Never Love Again» logran que se cree una atmósfera envolvente entre la película y el espectador. 

Portrait of a Lady on Fire (2019)- Céline Sciamma

Ambientada en el siglo XVIII, Portrait of a Lady on Fire es la historia de Marianne, una artista a la cual le es otorgada la difícil tarea de realizar el retrato de Héloïse, una joven que está a punto de contraer matrimonio y que se ha negado a posar en numerosas ocasiones. Marianne opta por mantener un perfil bajo observando a Héloïse desde lo lejos para memorizar su rostro y así poder pintar el cuadro sin necesidad de la modelo.

La cinta tuvo buena recepción entre la crítica y los festivales de cine más importantes, sin embargo fue estrenada en un año repleto de buenas películas y varias de estas fueron dejadas de lado siendo eclipsadas. A pesar de esto, Portrait of a Lady on Fire es recordada por su entrañable historia en cuyo final presenta una explosión de sentimientos y que promete sacar más de una lágrima.

En este articulo:
Sushi Roll

Te puede interesar

Video