El conductor venezolano, Gustavo Dudamel, es director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y de la Orquesta Filarmónica Simón Bolívar. Calificado por la revista National Geographic, como “un genio musical”. Este joven venezolano ha ganado dos premios Grammy y es el único director de orquesta latino que tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Te puede interesar: Ofrecen concierto en honor a Peter Green

Dudamel, junto con el jazzista Herbie Hancock, generó la idea de un evento que lance un fuerte llamado a la inclusión y la hermandad entre los pueblos. Esto devino en el Power To The People Festival, que tendrá lugar en Los Ángeles, California, del 5 de marzo al 11 de abril, en diversos inmuebles de la ciudad. En el festival participarán The Patti Smith Band, el cantante puertorriqueño Residente; el trompetista y compositor Terence Blanchard; la académica y activista Angela Davis y la propia Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, entre otros personajes. “La idea surgió de la necesidad esencial de crear un espacio para la identidad a través del arte”, explica Dudamel. “Y habiendo trabajado por tantos años con Herbie [Hancock] surgió esta idea maravillosa de crear un festival donde ampliáramos el espectro y combináramos una orquesta filarmónica, junto a expresiones musicales mucho más diversas y, de esta forma, romper ese paradigma, esas fronteras que se ponen entre la música”.

 

Danny Clinch

 

Gustavo Dudamel no es ajeno a la fusión de géneros y a la colaboración con artistas de diferentes terrenos sonoros: John Williams lo invitó a conducir la apertura y el cierre de créditos de la película Star Wars: Episodio VII.  El despertar de la fuerza; participó en el espectáculo de medio tiempo del Súper Bowl L junto a Coldplay, Bruno Mars, Beyoncé y Mark Ronson, dirigiendo a la Orquesta Juvenil de Los Ángeles y ha colaborado con Katy Perry, Café Tacvba y Óscar D'León, entre otros, por lo que acompañar a un jazzista o un cantante de música urbana, no representa un problema.

 

 

La reunión de tantos y tan diversos artistas en el festival, Gustavo lo explica de esta manera: “Forma parte del deseo de unir, de trabajar juntos, de crear un discurso poderoso a través de la fusión artística. Es algo fundamental. Creo que la música tiene un poder transformador. Hemos visto en esta idea una maravillosa oportunidad de enviar un mensaje contundente, uniéndonos todos”.

 

 

Una vez terminado el Power To The People Festival, la actividad de Dudamel continuará con múltiples actividades: “Este año voy a llevar a cabo un proyecto con la Orquesta de Cámara Mahler; en España dirigiré la ópera Fidelo en el año Beethoven [se cumplen 250 años de su natalicio]. Voy a trabajar con la Filarmónica de Berlín en el verano. Tenemos cuatro o cinco conciertos para los eventos culturales en Japón, con motivo de los Juegos Olímpicos; estaremos en el Metropólitan conduciendo una nueva versión de La flauta mágica; en la apertura de la temporada del Carnegie Hall –primera vez que vamos en 30 años–  y en julio, estaré en la Ciudad de México”. Así que lo estaremos esperando ansiosamente.